natación

Algo exótico: nadando en una cancha

Durante una década lo soñaron, en los últimos cuatro años lo prepararon y desde el 24 de julio –y durante 17 días- Kazan (Rusia) disfruta ese Mundial de natación que pretende quedar en la historia, por ahora exótico e inédito, porque se desarrolla en un estadio de fútbol.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sede. El estadio del Rubín Kazán tiene capacidad para 45.000 espectadores y allí se disputarán los partidos del mundial de Rusia

LUIS EDUARDO INZAURRALDE EL PAÍS EN RUSIA - ENVIADO A KAZAN

Por primera vez tendrá pruebas mixtas, los atletas no pueden descansar normalmente porque amanece a las 4 -y las habitaciones en la Villa no tienen cortinas- y los nadadores recibirán US$ 5.100.000 en premios.

La imagen de Julio César Maglione, el uruguayo que preside a la Federación Internacional de Natación (FINA), sosteniendo en 2011 el papel que llevaba el nombre de la ciudad rusa, el día que la eligieron como sede del Mundial, es una de las gigantografías en el Parque Acuático en el que a diario disfrutan miles de aficionados a la natación de esa experiencia que cada dos años se repite en la misma pileta de 50 metros y que además reúne a todas las disciplinas que conforman la FINA (natación, waterpolo, saltos ornamentales, nado sincronizado, aguas abiertas y, desde 2013, saltos de gran altura). En los años pares se realizan los mundiales de pileta corta (25 metros), solo de natación.

En Kazan 2015 ya cumplieron su calendario aguas abiertas, nado sincronizado, saltos ornamentales (con la rusa Natalia Ischenko, con 21 medallas, como la deportista con más medallas en la historia en esta disciplina), el lunes se inician los saltos en una plataforma ubicada a 28 metros, waterpolo ingresa en sus etapas definitorias, pero la atención estará puesta desde la madrugada del domingo en Uruguay en la piscina principal del Kazan Arena, que tiene para el mundo de FINA connotaciones especiales. Allí estarán los mejores del planeta midiendo fuerzas. Habrá 1.230 nadadores de 189 países.

Trazando un paralelismo será como ver a Usain Bolt en su arte, a Lionel Messi o Luis Suárez en el suyo y a Lebron James en el básquetbol.

En la piscina, prometen lucirse, según los especialistas, Ryan Lochte, Missy Franklin, Katinka Hosszu, Ruta Meilutyte y el brasileño Thiago Pereira (ver aparte), como una de las pocas figuras sudamericanas.

Extrañará el agua a la supercampeona española Mirella Belmonte, ausente por lesión, y habrá cuatro uruguayos en el agua, Martín y Gabriel Melconian, Inés Remersaro y sofía Usher. (Ver nota aparte)

Estadio.

El primer detalle relevante es que el estadio de natación (una piscina de 50 metros y una de calentamiento) se montó en las mismas instalaciones del estadio de fútbol de Kazan, que será sede del Mundial de 2018. Sobre el verde césped hoy luce una piscina de 50 metros, la misma que utilizaron en Barcelona 2013 y que, tras este torneo, heredará Hungría 2017.

Durante tres meses trabajaron para transformar una cancha de fútbol, en el que juega Rubin Kazan, inauguraron en 2013 e ingresan 45.000 personas, en un estadio de natación con capacidad para 12.000 espectadores. Aprovecharon lo que sería en el Centenario la parte de la tribuna principal (América) para los palcos, sector de prensa y en lo que sería la Olímpica, montaron una tribuna desmontable. En una cabecera (Colombes) está el podio y una pantalla gigante. En la otra, tribuna para público". Entre los cientos de andamios y las telas con imágenes que rodean el escenario se dejan ver las butacas del estadio de fútbol y sus dos pantallas gigantes.

Tres semanas después de culminado el Mundial, el parque acuático volverá a ser una cancha de fútbol, de las tres instalaciones con seis piscinas solo quedarán tres y en el recuerdo de los habitantes de la capital de Tartaristán el inédito torneo de natación.

Tan inédito que por primera vez tiene una Villa (como en los Juegos Olímpicos) en la que viven los 2.200 atletas, que se transformará en viviendas y los nadadores disfrutan su recompensa (en 2013 repartieron US$ 3.100.000 y ahora $ 5.500.000).

Todo esto, para hacerlo tan exótico porque por primera vez habrá pruebas mixtas (dos varones y dos mujeres en relevos en 4x100 libres) y los atletas se quejan porque amanece muy temprano (antes de las 4.00) y en la Villa mundialista no hay cortinas que puedan filtran la luz natural.

Ruta Milutyte

La lituana, que hace dos años sorprendió con 16 años en Barcelona, con dos récords en 100 metros pecho el mismo día, llega con 18 y dispuesta a más.

Thiago Pereira

El brasileño, que en Toronto 2015 batió el récord de medallas conquistadas en la historia competirá en cuatro pruebas y buscará dejar su registro en los mundiales.

Katinka Hosszu

Llegará decidida a repetir los oros en 400 metros libre de los últimos tres mundiales y, para los periodistas especializados, corre como gran animadora.

Missy Franklin

Sorprendió hace dos años, con 18 años, en Barcelona con seis medallas de oro, en 200 metros libre,100 espalda, 200 espalda, 4x100 libre, 4x200 libre y 4x100 libre.

Ryan Lochte

A punto de cumplir 31 años y tras sufrir una parte de su carrera a la sombra de Michael Phelps, el estadounidense promete ser una de las atracciones.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)