ESTADOS UNIDOS

El día que una película se hizo realidad en el Campo de los Sueños

En 1989 Kevin Costner protagonizó un film icónico en la cultura beisbolística norteamericana y tres décadas después la MLB transformó una fantasía en realidad.

El Campo de los Sueños
El Campo de los Sueños construido en Dyersville, Iowa, por la MLB.

"Si los construyes, él vendrá" (If you build it, he will come) fue una frase que quedó grabada en quienes vimos la película El Campo de los Sueños, estrenada en 1989 y protagonizada por Kevin Costner, James Earl Jones, Ray Liotta y Burt Lancaster. La historia trataba de un granjero de Iowa que tenía una visión de un campo de béisbol y luego escuchaba una voz que le decía que lo construyera.

Field of Dreams
Escena de la película: Ray Liotta y Kevin Costner.

La trama es bastante complicada de explicar en pocas líneas y en realidad está hecha para llegar al corazón de los amantes del béisbol de Estados Unidos, porque toca algunas aristas polémicas de la historia de este deporte, como el arreglo de partidos y quienes fueron señalados injustamente por ello. Uno de ellos es Shoeless Joe Jackson (protagonizado por Ray Liotta), un jugador de los Chicago White Sox en 1919 que es precisamente ese que va a venir si Costner (que en la película se llama Ray Kinsella) construye el campo de béisbol pese a que su familia y los vecinos le dicen que está loco.

Campo de los Sueños
Los jugadores de Chicago y NY Yankees saliendo de entre los maizales. Foto: AFP

La película se desarrolla en un campo en el que se cultiva maíz (choclo para los uruguayos) situado en Dyersville, Iowa. Al cumplirse 30 años de la película en 2019 y 100 años de aquel suceso con los Chicago White Sox, la Major League Baseball (MLB), es decir la liga profesional de béisbol de Estados Unidos, decidió que el Campo de los Sueños pasara a ser una realidad.

Se embarcó en la idea, fue hasta la misma locación de la película y allí construyó verdaderamente, con tribunas para 8.000 personas y tablero indicador, el Campo de los Sueños a un costo de 8 millones de dólares. Estaba previsto que a finales de 2019 jugaran allí un partido oficial de la MLB Chicago White Sox ante Saint Louis Cardinals, pero por entonces surgieron los primeros casos de COVID-19 en Estados Unidos y el partido se postergó.

Se reprogramó para 2020, pero definitivamente los Cardinals se bajaron y fueron invitados los Yankees de Nueva York, quienes aceptaron gustosamente, ya que la película es un ícono entre los amantes del béisbol en la cultura norteamericana. Sin embargo, tampoco pudo jugarse ese año y pasó para este 2021. Y al fin llegó el día.

Campo de los Sueños
El público colmó el Campo de los Sueños para ver el partido. Foto: AFP

El partido se jugó este jueves 12 de agosto. Ambos equipos mandaron a hacer uniformes especiales, porque era un partido especial. Los White Sox presentaron un uniforme tal cual aparecía en la película: blanco con finas rayas. Los Yankees optaron por un atuendo gris claro, sencillo, como era en 1919.

el partido

Triunfo de los Chicago White Sox

El partido correspondiente a la MLB disputado este jueves finalizó con triunfo de White Sox por 9 a 8 a los Yankees en un final tan emocionante como fue la jornada vivida. El equipo de Chicago llegó a la parte baja de la novena y última entrada (es decir su último turno para batear) en desventaja 8-7. Pero Tim Anderson conectó un jonrón y remolcó a Seby Zavala para una doble carrera que selló la caída de New York.

Los boletos para este partido fueron los más caros en la historia de la MLB. Como solo podían entrar 8.000 personas, debían pagar para ser esos privilegiados. Y lo hicieron. Se vendió todo. La entrada más baratas costaba US$ 1.413 y la más cara US$ 3.972, pero quienes estuvieron en el Campo de los Sueños de Dyersville jamás olvidarán lo que allí vivieron.

Campo de los Sueños
Kevin Costner abrió el histórico juego saliendo desde el maizal. Foto: AFP

En la película, los beisbolistas del pasado que aparecían en el campo y que solo veía la familia de Ray Kinsella salían desde los maizales y allí volvían luego de jugar por la noche. El inicio del partido rememoró eso.

El primero que salió de entre los maizales fue el mismísimo Kevin Costner con una pelota de béisbol en las manos. En un acting digno de él admiraba las tribunas llenas de gente y la sorpresa que eso le causaba. En un momento comienza a escuchar que los maizales se mueven y de allí comienzan a salir los jugadores que disputarían el partido, en una escena memorable.

Sobre el final de la película, Shoeless  le pregunta a Ray: "¿Esto es el cielo?" Y le responde: "No, es Iowa". Allí, el Campo de los Sueños se hizo realidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error