INFORME

Deportes made in USA

Estados Unidos creó sus especialidades de espaldas al resto del mundo aunque ahora busca expandir sus mercados: por ejemplo, el Super Bowl.

Superbowl
El fútbol americano y la NFL, su principal liga, es uno de los deportes con más adeptos.

El Superbowl llegó el domingo pasado por televisión a 200 países, según se afirma. La información no aclara en cuántas naciones se vivió con pasión y en cuántas se siguió con simple curiosidad: para muchos aficionados del resto del mundo, el fútbol americano sigue siendo un deporte “demasiado estadounidense”, con reglas complicadas y excesivas pausas.

Una teoría política habla del “excepcionalismo estadounidense”, discutible porque cada nación tiene sus particularidades, sus luces y sus sombras. Pero en el campo deportivo puede considerarse que existe ese excepcionalismo: en Estados Unidos cautivan algunos deportes con poco o moderado seguimiento en el resto del mundo, en tanto el fútbol, rey en el planeta, encontró en USA dificultades para su crecimiento.

Las dimensiones del país, su población y su poderío económico hicieron posible que esos deportes prosperaran durante años en forma autárquica, aunque los ganadores se sus ligas se presentaban como “campeones del mundo”, hasta que poco a poco sus dirigentes iniciaron un proceso de expansión internacional para abrir nuevos mercados. Claro que esa globalización al mismo tiempo permitió que el fútbol comenzara a penetrar en los campos neoyorquinos o californianos sobre todo a través de los niños. Es más fácil armar un picado de fútbol en cualquier sitio que improvisar un encuentro de fútbol americano. También creció como especialidad femenina.

NBA

El modelo del deporte profesional de Estados Unidos es sustancialmente diferente al de Europa o América Latina. Las competencias no se realizan entre clubes, sino entre “franquicias” privadas que deben cumplir una serie de requisitos económicos para ser admitidos en la liga. En esencia, están formadas únicamente por los jugadores y el staff técnico, pues no poseen divisiones formativas, ni socios al estilo de los clubes uruguayos o argentinos. La cantera casi exclusiva de donde surgen los cracks son las competencias liceales y universitarias, que representan un mundo en sí mismo, con aunque cada vez llegan más jugadores extranjeros, en especial al básquetbol.

Las franquicias tienen sus dueños, como ocurre con la mayor parte de los clubes de fútbol europeos. Pero los propietarios pueden ir mucho más allá de sus colegas del fútbol, al extremo de llegar a cambiar el nombre o la ciudad donde se asienta el equipo por razones comerciales.

Las ligas profesionales son competencias cerradas, sin ascenso ni descenso de categorías. Pueden ampliarse, si aparecen empresarios con un buen proyecto económico para crear un equipo en una ciudad sin franquicias, aunque el procedimiento no resulta sencillo.

Los cuatro deportes “tradicionales” por equipos son el fútbol americano, el béisbol, el básquetbol y el hockey sobre hielo, ordenados según su popularidad. Y sus ligas son la NFL, la MLB, la NBA y la NHL respectivamente, aunque existen ligas profesionales menores. Incluso aquellas crecieron a partir de la fusión o absorción de sus similares.

Beisbol

El primero de estos deportes que estableció una competencia a nivel nacional fue el béisbol. Por años funcionó con dos ligas paralelas, la Nacional y la Americana, que terminaron fusionándose en 2000. Pero ya desde 1903 los ganadores de ambas se enfrentan en las Series Mundiales. Es un juego con menor intensidad que otros, por lo cual el público no necesita estar pendiente de cada incidencia. Así, la gente en los estadios mira un rato el partido, va luego a comprar cerveza y hot dogs, pasea, conversa con los amigos y al final vuelve a mirar a los beisbolistas.

La NFL alcanzó su actual popularidad a fines de la década de 1950. Justo entonces apareció otra liga, la AFL, que le discutió su posición. En 1966 acordaron fusionarse y de paso crearon la final nacional, que no es otra cosa que el Superbowl, que cada año es el acontecimiento deportivo más seguido en el país.

El hockey sobre hielo es más popular en los estados del norte, donde los inviernos son más crudos. En realidad, es un deporte binacional: si bien hay más franquicias estadounidenses que canadienses, la mayor parte de los jugadores provienen de Canadá.

Hockey sobre hielo

La NBA, fundada en 1946, también fue una liga que prevaleció entre varias. Es la organización deportiva estadounidense que logró mayor difusión fuera de fronteras. Es muy seguida en Uruguay, por supuesto, incluso porque el básquet es una especialidad más universal que el fútbol americano o béisbol. Este último prosperó en países donde la influencia de Estados Unidos, por razones políticas o militares, fue fuerte, como el Caribe, Venezuela o Japón. El fútbol americano está rezagado en esa conquista de mercados, en la cual el Superbowl es su arma.

Los dos deportes más populares se reparten la temporada (y con ello a los aficionados): el béisbol es un juego de primavera-verano y el fútbol americano de otoño-invierno. El básquet y el hockey no tienen más remedio que coincidir, aunque sus etapas decisivas transcurren en momentos diferentes, para no robarse audiencias.

El béisbol llegó a todo el país a través del ferrocarril. Los otros deportes se expandieron junto a la aviación comercial, sobre todo tras la Segunda Guerra Mundial. Y todos prosperaron gracias a la televisión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)