CRICKET

Un deporte con historia

El cricket apareció en la Edad Media y se fue ganando su lugar en el mundo.

Uruguay y Argentina se enfrentarán hoy en Belgrano Athletic. Foto: Cricket Argentina.
Uruguay y Argentina se enfrentarán hoy en Belgrano Athletic conmemorando los 150 años del primer partido de cricket entre ambos. Foto: Cricket Argentina.

Cómo explicar lo inexplicable? Hay una anécdota graciosa (tan ridícula que podría ser verdadera) de dos orientales radicados en Londres. Uno de los dos, recién llegado a la capital británica, le pidió a su amigo que le explicara las reglas de cricket. “Es muy fácil,” dijo su amigo, “cuando la pelota le pega a los tres palitos es un gol”. El uruguayo no podía concebir este juego aparentemente oscuro sin asociarlo con el fútbol. Fue su único punto de referencia.

El cricket podría ser idiosincrásico y difícil de comprender comparado con el fútbol, pero por lo cierto oscuro no es.

La última Copa Mundial de Cricket, realizada en Australia y Nueva Zelanda hace tres años, fue una de las más vistas de la historia del deporte, con 2,2 mil millones de telespectadores.

De las 97 siete selecciones que son miembros del Consejo Internacional de Cricket (ICC), 16 clasificaron para el torneo.

No es ninguna sorpresa que todos los países que han sido campeones sean antiguos dominios y colonias de Gran Bretaña: Australia en la cima con cinco títulos, seguido por India e Indias Occidentales, con dos campeonatos respectivamente.

Al igual que el fútbol sudamericano, la cuestión de la identidad de muchas de estas ex colonias se formó en el crisol del cricket internacional. En Beyond a Boundary, su exquisito tratado sobre el cricket, C. L. R. James, el escritor y pensador marxista de Trinidad y Tobago, argumentó que el juego había cambiado la imagen que el mundo tenía de las Antillas: “abriéndose paso con bate y pelota, en ese momento los antillanos hicieron una entrada pública al concierto de las naciones”.

Lo mismo había ocurrido con Uruguay después de las Olimpíadas de 1924, en donde el periodista Lorenzo Batlle Berres, expresó lo que todo el país sentía: “Ustedes son Uruguay. Ustedes ahora son la madre patria, muchachos […] el símbolo de ese punto pequeño, casi invisible en el mapa […] que se ha ido haciendo cada vez más grande, más grande y más grande”.

Durante años el antiguo estadio de Lord’s Cricket Ground en Londres, que había sido fundado en 1814, era “la casa del cricket”. Pero en siglo XXI el equilibrio de poderes ha cambiado. Hoy en día India es la potencia económica en el deporte.

El cricket, un deporte que nació en la Edad Media. Foto: Cricket Argentina.
El cricket, un deporte que nació en la Edad Media. Foto: Cricket Argentina.

Este año, la Indian Premier League (IPL) se valora a US$ 6.300 millones, con US$ 1.000 millones en patrocinio deportivo. No sorprende pues que la liga sea un imán para jugadores de todas partes del mundo. La IPL ha adquirido un espíritu de fiesta de oro de verano: algo parecido a la famosa liga colombiana de fútbol profesional, Dimayor, entre 1949 y 1954.

Donde va el fútbol luego siguen otros deportes. Como con el fútbol, el cricket es ahora ubicuo. Partidos de tres o cinco días, partidos internacionales de un día, partidos de tres horas: la pelota de cricket nunca se cansa. Pero sigue siendo uno de los deportes más populares del mundo.

Hoy, cuando Uruguay enfrente a Argentina en la cancha de Belgrano Athletic, los once titulares de la selección uruguaya serán indios radicados en Montevideo.

¿Y las reglas de este juego de pegarle la pelota con un bate? Hablando claro: en un tiempo finito un equipo lanza y el otro batea con el objetivo de acumular más carreras (es decir puntos) que la oposición.

Es un juego de tácticas y estadísticas (la principal forma de evaluar a los integrantes), pero también es una cultura, una manera de pensar. ¿No sería algo espléndido si estos jugadores “criollos” nos enseñaran a nosotros las reglas complejas de este juego tan inglés que Uruguay perdió?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)