JULIO CÉSAR Maglione

"Debemos invertir más a nivel del deporte de elite"

A los 79 años y tras seis años como presidente de la Federación Internacional de Natación –lo que parece ser sólo la mitad del mandato que le quieren encargar las federaciones- Julio César Maglione apuntala el crecimiento que tuvo la FINA, y al exitoso mundial de Kazán.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Maglione se postulará para un mandato de 12 años. Foto: A. Colmegna

LUIS E. INZAURRALDE – KAZÁN - EL PAÍS EN RUSIA

—¿El de Kazán 2015 fue el Mundial que imaginó?

—Sin dudas. Es una gran competencia porque se conjuntaron todas las fuerzas que un torneo de estas características necesita. Este campeonato tiene el apoyo de toda Rusia: el 80% de la financiación proviene del gobierno central y el 20% de Kazán. ¿En qué nivel está Kazán? Es la tercera ciudad del país, con Moscú y San Petersburgo, y una en la que la calidad de vida es muy buena, existen grandes hoteles, los atletas están por primera vez en una villa, la FINA le paga el viaje y estadía a un mínimo de cuatro deportistas, un técnico y un delegado por país a todos los afiliados, y a los que llegan con delegaciones más numerosas también, como a Estados Unidos que está con 100 personas. Todos los deportistas que se encuentran en el Mundial tienen viaje, estadía, alimentación y transporte interno pago.

—¿Es otro impulso para el crecimiento que FINA experimentó en los últimos años?

—En cierta forma es seguir en ese camino que queremos recorrer todos los dirigentes. Este escenario se plantea en el mismo momento en que la FINA disfruta de una privilegiada posición que ganó recientemente, como integrante en el grupo A de los deportes olímpicos.

—¿Qué implica esto?

—Los deportes se dividen en cinco categorías, de acuerdo a diferentes valores que se manejan para establecer el ranking, y en la actualidad la natación está en el grupo A junto al atletismo y la gimnasia. Esto significa una muy buena remuneración del Comité Olímpico Internacional por estar en esa posición.

—¿Por qué razón le asignaron ese lugar ?

—Porque reclamamos que hacía 20 años no se revisaban los niveles de audiencia de los deportes y en esos estudios se constató que el mayor nivel de seguidores a nivel olímpico está en los deportes acuáticos, que la juventud dice que es el deporte que más quiere practicar y en Internet el más visto.

—¿Más que el atletismo?

—Sí, el atletismo tiene más espectadores en los estadios que poseen capacidad para unos 60.000 espectadores, y los nuestros, los de natación, no más de 18.000. Sin embargo, la natación lidera en audiencias. Estamos muy bien considerados a nivel olímpico y tenemos una buena situación económica: en Barcelona pagamos US$ 3.400.000 en premios, acá US$ 5.500.000 y para el próximo los aumentaremos.

—Kazán sorprendió hasta con la ceremonia inaugural.

—Sin dudas. El evento que suele ser para un día, un momento y que lo pueden observar en vivo un selecto grupo de espectadores, en Kazán lo organizaron de tal forma que el mismo espectáculo de la ceremonia se realizara durante toda la semana para que más público pudiera disfrutarlo. Sin dudas se trató de una gran innovación.

—¿Cómo se recortan las diferencias entre los atletas de primer mundo y el resto?

—Una de las medidas que adoptamos fue pagar premios en efectivos hasta el octavo lugar en todas las pruebas y disciplinas.

—¿Alguna otra fórmula?

—Con becas. Por ejemplo en estos momentos un nadador uruguayo hace uso de una, que se puede desarrollar en Estados Unidos o Portugal. Si el nadador tiene condiciones lo toma una universidad y se queda allí a perfeccionarse.

—¿Cómo resurge Sudamérica en la natación mundial?

—En algunos aspectos es un tema de dinero. ¿Viste a Brasil? Invirtió mucho para su crecimiento. En este caso pasa por un tema de dos factores, un mejoramiento a nivel de la base y formación de los deportistas que podrán ser nadadores, atletas o lo que sea y después un apoyo grande al deporte de elite. En Uruguay tenemos la ley y se hace lo mejor posible en el deporte en las escuelas, muy bien planificado; esperamos se incremente más. Lo otro: debemos invertir más a nivel del deporte de elite.

—¿Cómo recibió la noticia de que votaron la posibilidad de que se presente al tercer y último período como presidente en FINA?

—Lo que se aprobó es la opción de seguir, pero nada más que eso. Recibí muchos saludos y un gran apoyo de la gente, salió por unanimidad. Me siento orgulloso de ser parte del bureau, de los cinco continentes y trabajo en ese sentido y hago lo mejor de acuerdo a lo que puedo.

—¿Cuál fue la receta para llegar hasta el lugar que ocupa hoy, saliendo de un país tan pequeño y con escasa tradición en natación?

—Tener suerte, trabajar y tener muchos amigos. De pronto no sos el más inteligente, ni el más capaz, pero la gente te lleva y vos debés portarte bien. Esa es la base de todo,

—¿En Uruguay se siente apoyado?

—Sí. Este gobierno nombró a un ejecutivo con gente con antecedentes en el deporte, el hecho de que dependan de Presidencia es mejor.

—El crecimiento en Uruguay pasa casi exclusivamente por una apuesta económica.

—No, porque el deportista que se destaca tiene apoyo. El tema es antes de llegar. Estamos buscando la forma en Fundación Uruguay.

—¿Su futuro en el COU?

—Veremos. Ahora no es tiempo para eso.

—Como presidente de Odepa, ¿qué le dejaron los Panamericanos de Toronto?

—Una gran organización muy buenos, estadios de altísimo nivel. Para Uruguay, en lo exclusivamente deportivo estuvo de acuerdo a la media de nuestros representantes.

—Y de cara a Río 2016,¿ cómo los ve?

—Hay que hacer una análisis y luego hablar con los dirigentes de cada disciplina.

—¿Seguirá como presidente de Odepa?

—Mi compromiso fue por un año, hasta Rio 2016.

—¿Qué implica su cambio de categoría en el Comité Olímpico Internacional?

—A partir de los próximos meses voy a ser miembro honorario, lo único que varía es que no voto. Seguiré integrando la Comisión de Asuntos Internacionales, la que elige a los miembros del COI y de Solidaridad Olímpica.

Mundial: ejemplo de buena organización.

n Los nadadores elogiaron reiteradamente la infraestructura que Kazán montó para el Mundial; no escatimaron reconocimientos para la villa en la que permanecieron durante la competencia, para descansar y alimentarse, los más de 2.000 atletas; y los espectadores disfrutaron de un Parque Acuático con instalaciones de primera línea. El concepto que siguió la organización recorrió el camino de los protocolos que se aplican para los Juegos Olímpicos, en menor escala, en la medida de que se trata de una sola disciplina.

Kazán fue capaz de presentar al mundo uno de los mejores mundiales, según expresó la mayoría de los dirigentes de FINA consultados por Ovación.

Los puntos más elogiados pasaron por los cuatro estadios que se montaron, para saltos de gran altura sobre el río Kazanka, la piscina de 50 metros y junto a ella la de calentamiento, el de saltos ornamentales y el de waterpolo.

En el caso de la piscina de 50 metros se construyó dentro de las mismas instalaciones del estadio de fútbol de la ciudad, que será una de las sedes del Mundial de 2018 y que pasará próximamente a manos del club Rubin Kazán. Sobre el césped y durante 40 días trabajaron los funcionarios de Myrta Pools para colocar las estructuras de pvc y poliuretano. Luego las piletas se llenaron con agua del río Kazanka, que fue tratada, y le dieron un entorno cálido y agradable pese a que la semicobertura del techo (el estadio de fútbol no es techado), no impidió que las bajas temperaturas en alguna ocasión, o las lluvias, dejaran secuelas.

Sin embargo, la edición 16 de los mundiales de natación que reunió las competencias de waterpolo, natación, nado sincronizado, aguas abiertas, saltos ornamentales y high diving y cuyo cierre de está previsto para hoy, quedarán en la historia por la calidad del producto que presentó Rusia, en una clara señal de la madurez que tiene el país que será sede del Mundial de fútbol en 2018.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)