HANDBALL

"Estamos corriendo de atrás, a todo pulmón"

El técnico de la selección de handball, Miguel Berger, condujo a Uruguay al vicecampeonato panamericano junior de 2010. Allí instauró el sistema 3-3 con el que juega el combinado.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Miguel Berger, seleccionador uruguayo de handball. Foto: Agustín Martínez.

—¿Qué opina del grupo que le tocó?

—Estamos en la serie más fuerte. Argentina y Cuba seguramente peleen los primeros dos puestos, pero vamos a dar lucha.

—¿Cuáles son los objetivos del campeonato?

—Queremos hacer un buen torneo y clasificar directo al Mundial. Si no, como segundo objetivo, tenemos que obtener la quinta plaza para el repechaje. Además, nos sirve para prepararnos para los Panamericanos de Toronto (que se jugarán entre el 10 al 25 de julio de 2015).

—¿Cómo fue la preparación?

—La verdad, no fue buena. Tuvimos que parar luego de jugar el repechaje ante Estados Unidos por un cupo en los Panamericanos. Eso hizo que empezáramos tarde. Recién hace dos semanas estamos entrenando, porque ni siquiera sabíamos si íbamos a poder viajar por la falta de fondos. Actualmente estamos entrenando cuatro veces por semana, pero sigue siendo muy poco como preparación de una competencia internacional. Además, no tenemos la posibilidad de hacer entrenamientos físicos también por la falta de fondos. Esperemos que las jugadoras hayan hecho bien los deberes en sus clubes. Por eso es que vamos corriendo de atrás, a todo pulmón.

—¿Por qué juega con un sistema defensivo (3-3) diferente al del resto de sus rivales (6-0)?

—Somos un equipo de talla chica, por lo que intentamos inculcar la idea de la salida rápida, defensa abierta y presión, para buscar el error del contrario aprovechando nuestras características físicas. Siempre tuvimos problemas para frenar a otros equipos de físico mucho más grande. Por lo que jugar a su error es la única manera de acercarnos a su nivel. Vamos a intentar salir a buscar los partidos, a proponer otra cosa.

JUEGO CELESTE

Sistema único.

La selección uruguaya de handball juega con un sistema 3-3, único en el mundo. Tradicionalmente la marca es 6-0 o 5-1. La elección de sistema del juego, si bien es muy arriesgada, sirve para aprovechar la velocidad de sus jugadoras, que juegan al contraataque y error del rival. Sorpresa, presión y velocidad son los pilares del juego.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)