OJO CRÍTICO

En el COI quieren evitar lo inevitable

EDWARD PIÑÓN

Edward Piñón

Es cierto, la epidemia del coronavirus va remitiéndose en la zona del mundo donde se inició, pero en otras partes se está extendiendo y a una velocidad que asombra. Por esa razón, en el Comité Olímpico Internacional tiene que entender que llegó la hora de darse por vencido y aceptar que es inevitable que los Juegos Olímpicos se posterguen.

Hay países que recién avanzan en el viaje de ida en la propagación del Covid-19 y, lo que es peor, sin evidencias claras de cuándo será el momento exacto en el que empezará a detenerse.

Y esta situación afecta de manera prioritaria a los grandes protagonistas de las competencias, porque hay algo así como un 43% de los eventuales 10.000 atletas participantes que no tienen su lugar ganado y difícilmente puedan conseguirlo bajo los efectos de estrictas normas de cuarentena que impide el desarrollo normal de los entrenamientos y la búsqueda de las marcas.

Por más que se flexibilicen las exigencias de clasificación, de qué manera podrán quedar prontos para competir aquellos atletas que hoy están perdiendo su mejor forma de estado físico.

Insistir con su organización es pasarle por arriba a un valor esencial: la universalidad. La unión de los deportistas.

Suspendan los Juegos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados