JUDO

Van en busca de una gran recompensa

Los judokas uruguayos competirán en el Sudamericano de Cuenca, Ecuador, tras hacer malabares para financiarse los costos y poder viajar para defender a La Celeste.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Darwin Borrelli.

Vender rifas, organizar un espectáculo benéfico, cocinar y, por supuesto, entrenar, marcaron la preparación de la selección uruguaya de judo que competirá en el Sudamericano de Cuenca, Ecuador.

Es que como suele suceder con muchos deportes, el apoyo es escaso y los competidores deben salir a buscar otros recursos para poder viajar.

Agustín Durán (14), Tamara García (18) y Federico Burgos (19) son los representantes de Uruguay que esta madrugada viajaron con el entrenador Leandro Vaz.

“Yo estudio gastronomía y eso nos ayudó bastante porque pudimos hacer pizzas y empanadas para vender en el Club Olimpia”, le contó Tamara García a Ovación.

Los judokas entrenaron en doble horario bajo las órdenes de Vaz, que confía en poder lograr buenos resultados: “La preparación fue buena y se hizo lo planificado. Los chiquilines trabajaron la parte física con el profe Nicolás Di Lauro en Olimpia y en la parte técnica llegamos muy bien. Tuvimos varios apoyos como por ejemplo el de Deimo, que nos facilitó el equipamiento deportivo y eso fue muy importante”.

Los tres representantes son de Olimpia y en la Cúpula de Colón los seleccionados organizaron un espectáculo musical a beneficio para recaudar fondos, además de vender rifas y alimentos manufacturados por los propios deportistas en la cantina del club.

Tamara competirá en la categoría Sub 21 hasta 57 kilos y sueña con poder pelear por una presea: “Me preparé para luchar por una medalla y ese es el gran objetivo. Me imagino peleando por una medalla y sería una gran satisfacción”.

Agustín Durán es el más chico del grupo, competirá en la categoría Sub 18 hasta 66 kilos y las expectativas para el torneo pasan por “sumar experiencia y competencia internacional, algo que pocas veces podemos tener en judo”.

“No hay nada más lindo que representar a Uruguay y ahora tenemos la posibilidad. Por eso el objetivo es poder luchar por una medalla en Cuenca”, contó Federico Burgos, quien competirá en la categoría Sub 21 hasta 81 kilos.

De los 1.500 dólares que necesitaba cada judoka para poder viajar, la federación uruguaya aportó 350 dólares y 250 para el entrenador. El resto del dinero lo consiguieron con diferentes acciones que le permiten a los celestes viajar para ir en busca de una gran recompensa en Ecuador.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)