RUMBO A RIO 2016

Un atleta que mira al mundo con buenos ojos

Edwin Moses, campeón olímpico y mundial en los 400 mts. con vallas, habló en exclusiva con Ovación.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Campeón. El exatleta estadounidense, Edwin Moses, se prepara para disfrutar de los Juegos Olímpicos desde otro lugar.

Edwin Moses es un ex atleta norteamericano cuya especialidad eran los 400 metros con vallas. Ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Montreal 1976 y Los Ángeles 1984. Obtuvo el bronce en Seúl 1988, año en el que se retiró. También obtuvo el oro en los campeonatos del mundo Helsinki 1983 y en Roma 1987.

Moses se convirtió en un ejemplo mundial y en un atleta invencible para muchos. Su régimen de entrenamiento y duro trabajo se vio recompensado dos semanas antes de los Juegos Olímpicos de Moscú, cuando estableció un nuevo récord mundial de 47 segundos y 13 centésimas, aunque no pudo medirse con los atletas soviéticos por el boicot estadounidense a los Juegos.

Seguramente, de participar hubiera obtenido su tercera medalla en Juegos Olímpicos.

"Cuando me enteraba que iba a ir a los Juegos no pensaba en eso, sino en el entrenamiento diario. Los atletas no estamos pensando todo el tiempo en eso, simplemente tenemos una fecha en la que sabemos que vamos a competir durante los Juegos Olímpicos; pero para la mayoría se trata más que nada en mantenerse saludable y entrenar todos los días. Si sos inteligente entrenás como para cualquier otro torneo", le explico Moses a Ovación desde Los Ángeles en el marco del lanzamiento de la cobertura de los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro para DirecTV.

"Si estuvieras pensando todo el tiempo en los juegos te volverías loco, no es recomendable. Así que no pensaba en el resultado sino en la preparación", insistió.

Los comienzos.

Moses nació en Ohio hace 60 años y aunque practicó muchos deportes como béisbol, fútbol americano y gimnasia olímpica entre otros, no le resulto fácil destacarse. "Tuve una linda infancia, mis padres eran maestros e intelectuales así que tenía que sacarme buenas notas siempre (risas). No era bueno en deportes, pero participaba en todos", contó.

"Empecé a correr cuando tenía 8 años probando en los veranos en el parque, pero no era muy bueno. Los otros niños eran mejores que yo, incluso hasta cuando estaba en la universidad. No es que empecé a correr y siempre fui el más rápido, eso nunca me sucedió", agregó.

En esos momentos, Moses no podía imaginar que iba a lograr los éxitos deportivos que consiguió más adelante. "Ni siquiera seis meses antes de los Juegos Olímpicos de 1976 me lo imaginaba. Yo pensaba que era bueno, pero ni siquiera había entrenado en 400 metros con vallas cuatro meses antes de los juegos del 76´. Era un buen corredor de 400 metros llanos y de 100 metros con vallas pero fui capaz de combinar esas dos habilidades antes de mi primera carrera. Cuando corrí mi primera carrera de 400 metros con vallas lo hice en 50"01, ni siquiera ahí imagine que en solamente cuatro meses iba a ganar la medalla de oro y mucho menos que después iba a obtener el récord mundial por 47"02. Por más que yo sabía que podía hacerlo parecía imposible de lograr".

De todas las medallas de oro y los campeonatos mundiales de atletismo que ganó, el que más disfrutó fue el que tuvo lugar en su país. "Me quedo con los Juegos Olímpicos de 1984 en Los Ángeles, porque la mayor parte de los atletas jamás tienen la oportunidad de competir en unos Juegos en su propio país".

Moses se retiró en 1988, cuando tenía 33 años y aún mucho para dar. "En 1985 me lesioné la espalda, me rompí un disco. Como no fui diagnosticado correctamente pasé tres años bajo un gran dolor. En 1988 fue la última vez que competí y salí tercero en los Juegos Olímpicos de Seúl, pero principalmente tuve que retirarme por mi lesión".

Ahora, el ex atleta se prepara para vivir los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro. "No tengo expectativas porque realmente no sé qué va a pasar, Estados unidos todavía no tiene su equipo definido, hay que ver quién va a correr, quien va a estar saludable y llegar en las condiciones óptimas, así que hay que simplemente esperar y ver qué pasa".

De todos modos aseguró que al ver los Juegos ya no siente las mismas ganas de estar en la pista como en los viejos tiempos. "No, en realidad no, fue hace tanto tiempo ya…". A su vez dijo que le costaba encontrar un atleta actual que le hiciera acordar a él mismo. "No se…, sé que hay otros competidores de otras disciplinas que han tenido muchos obstáculos, como yo. Soy consciente que no soy el único que ha pasado por momentos difíciles. Es cierto que yo tuve bastante suerte en lo que concierne a recibir apoyo económico, hay muchos atletas alrededor del mundo que son muy buenos pero no tienen esa suerte ya que sus federaciones no son de mucha ayuda en ese sentido. También puede que no haya entrenadores disponibles o cerca. Por ejemplo aquí, en Estados Unidos hay algunas disciplinas que sólo se pueden entrenar en seis puntos del país y si no tenés los recursos para trasladarte hasta allí y dedicarte a eso y no tenés apoyo de la Federación es muy difícil que lo logres", explicó.

El ingeniero.

El exatleta se recibió de ingeniero, pero ya no se dedica más a su profesión. Actualmente es el presidente de la "Laureus World Sports Academy" desde hace 16 años. Se trata de un club formado por los mejores 60 deportistas de todos los tiempos entre los que se encuentran Franz Beckenbauer, Martina Navratilova, Boris Becker, Michael Johnson y Mika Hakkinen, entre otros. "El objetivo de esta fundación es ayudar a los jóvenes a superarse y evitar distintos problemas como violencia de pandillas, discriminación, HIV, exclusión social y todo a través del deporte. Esta misión fue inspirada por Nelson Mandela y actualmente contamos con 150 proyectos en 47 países distintos", relató Edwin.

La frase "el deporte puede cambiar la vida de una persona", es el lema de la Laureus World Sports Academy. "Lo dijo Nelson Mandela, primer padrino de la fundación en el año 2000 durante la entrega anual de premio de nuestra organización en Mónaco. Él realmente pudo entender y transmitir la esencia del deporte", explicó.

Lucha antidopaje.

Moses, que hoy ya no practica deportes, al menos nada en comparación con lo que solía hacer, es también miembro de la agencia antidopaje de Estados Unidos. "Sigo luchando, me parece que es una cuestión de principios. A nadie le gustaría tener un hijo, hija, sobrino, nieta o lo que sea muy bueno en un deporte y tenga que competir contra atletas que están usando drogas, simplemente está mal".

Por último, Moses contó que tiene un hijo de 20 años que si bien practica deportes, no siguió sus pasos. "Juega al voleibol universitario y en el 2015 su equipo terminó segundo en todo el país", concluyó contando orgulloso las andanzas de su hijo.

Andrés Silva, quien compite en la misma disciplina que el estadounidense brilló, los 400 metros con vallas, se prepara para vivir en Rio sus cuartos Juegos Olímpicos. El exatleta norteamericano se disculpó pero dijo no conocer al uruguayo que competirá por cuarta vez consecutiva en la máxima cita del deporte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)