BOXEO

La apuesta será a Las Vegas

Cecilia Comunales puede volar luego del despegue que hizo en el Radisson.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Supermatch

El rótulo promocional de la velada en donde la pelea de fondo fue protagonizada por Cecilia Comunales y la dominicana Lina Milagros Tejada decía: "Las Vegas en el Radisson".

Ocurrió así, nomás. Por una noche, el tradicional complejo turístico situado en la Plaza Independencia pareció estar en la llamada "Ciudad del Pecado": hubo cena de gala, apuestas en vivo hasta pocos minutos antes del comienzo de cada combate, y un triunfo esta vez limpio y claro de la boxeadora sanducera, que no sólo ganó por puntos en fallo unánime, sino que demostró que su estilo, y también su personalidad arriba del ring, registraron notorios progresos al cabo de un año y tres meses de trabajo en Buenos Aires.

Alguna vez Ovación tituló "la reina triste", en alusión a un triunfo que dejó con ese estado de ánimo a Comunales como consecuencia de un final abrupto e inesperado que se produjo, más que por su contundencia, por la falta de actitud de una rival que dejó bajo sospecha no solamente su actuación, sino también la propia imposición de la uruguaya, pese a que no había sido responsable de aquel gris —y hasta oscuro— desenlace.

En esta ocasión, en cambio, la voz exultante de "La reina" feliz por el difícil triunfo que había logrado frente a una contrincante que le planteó y le aguantó el "palo y palo" de principio a fin, demostrando que no era ningún "bagayo", fue por demás gráfica en torno a la forma cómo había ganado. "Lo disfruté más que un KO".

Es que, en realidad, la sanducera tuvo que remarla ante una adversaria que venía de ganar ocho de sus últimas nueve peleas por fuera de combate, al extremo de que si bien es cierto que ganó por un margen claro, no lo hizo con la amplitud que estamparon las tarjetas de los jurados: 100/90, 100/91 y 100/92; el 99/96 de Ovación, si acaso, parece ser un reflejo más fiel acerca de las dificultades que supo sortear Comunales, cuyo triunfo no fue fácil, sino al contrario.

"La reina", esta vez, boxeó cuando su mayor alcance de brazos indicaba que lo más aconsejable era que boxeara, tratando de anticipar y salir enseguida de la línea de fuego ante una rival con pegada; y también se prendió en la corta distancia en los pasajes en que no le quedó otra opción ante la fuerza y el coraje de la dominicana.

Por eso, después de todo, es que el promotor uruguayo Sampson Lewkowicz, que fue quien organizó la velada que hizo realidad la promoción de "Las Vegas en el Radisson", tras la pelea ya empezó a manejar la posibilidad de llevar otra idea casi quimérica como esa a la práctica: que en una de sus próximas presentaciones, Comunales vaya a combatir nada más ni nada menos que a "La Ciudad del Pecado".

Si el sábado pasado , con el marco de un espectáculo de carácter inédito para Uruguay, se jugaron $ 100.000 en las apuestas por las peleas del Radisson, "La reina" puede soñar con que tiene el capital para sacar pasaje para hacer el viaje en sentido contrario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)