MOTOCICLISMO

A los 21 años, hizo historia

Ana Carrasco es la mejor del mundo.

Ana Carrasco
Ana Carrasco

En Magny Cours, una pista muy complicada y temida porque en días lluviosos puede llegar a poner en riesgo la vida de los pilotos, Ana Carrasco (Kawasaki) se convirtió el domingo pasado en la primera mujer de la historia en ganar un campeonato mundial de motociclismo individual. Y lo hizo superando a 40 pilotos, todos hombres, en la categoría Supersport 300 de Superbikes.

Carrasco, que nació en Cehegín (Murcia) hace 21 años, siempre quiso ser piloto y no pudo ocultar sus lágrimas ante los fotógrafos tras haberse quedado con el título. La primera mujer campeona mundial y en un mundo de hombres.

Es que Carrasco compite hace años en los circuitos del mundo y siempre frente a hombres porque en velocidad, a diferencia de otras categorías del motociclismo, no hay una que sea femenina. La joven sigue viviendo en su pueblo con sus padres y estudia derecho en la Universidad Católica de Murcia, pero su vida está dividida entre las leyes y la velocidad.

La carrera en que Carrasco se coronó campeona mundial no fue sencilla. Sufrió para clasificarse el sábado en el lugar 25. Fue un fin de semana de mucha presión para ella, pese a que llegaba a esa última jornada del campeonato con diez puntos de ventaja en la clasificación.

Fue una carrera complicada, en un circuito muy técnico como Magny Cours, en la que recién ganó posiciones en las últimas vueltas y logró terminar en el décimo tercer lugar, lo que apenas le dio para mantener la punta de la clasificación.

También tuvo suerte, porque su rival en la batalla por el título, Scott Deroue (Kawasaki), abandonó por problemas mecánicos y Mika Pérez (Kawasaki), que también tenía posibilidades de ser campeón, acabó segundo al ser superado en la última vuelta por Daniel Valle (Yamaha).

En su celebración, después de su llanto liberador y vistiendo una camiseta que decía “Ride like a girl” (conduce como una chica), se acordó de Luis Salom, fallecido en 2016 en el circuito de Montmeló y excompañero suyo. “El día que lo perdimos me prometí que le dedicaría mi primer título. Éramos muy amigos”.

Tuvo que agregar peso

Ana tuvo que añadir 14 kilos a mitad de temporada: la moto pesa 140 kilos, pero con el piloto debe alcanzar los 215 kgs.

“No confían en chicas”

“La gente nunca ha confiado en que una chica pueda ganar. Ese es el problema”, dijo Ana hace unos meses. Pero demostró lo contrario.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º