GOLF

Alejó a los fantasmas

Estados Unidos ganó la Ryder Cup después de ocho años.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Individuales. Estados Unidos tuvo una actuación fenomenal de sus golfistas. Foto: AFP.

Estados Unidos se quedó con la Ryder Cup después de ocho años. El equipo estadounidense, capitaneado por Davis Love III, apartó todos los fantasmas que rodeaban a Estados Unidos en este torneo y pudo romper la racha de tres victorias consecutivas para Europa.

La 41ª edición de la Ryder se disputó en Hazeltine National Golf Club. Europa presentó un equipo plagado de novatos, concretamente seis. La copa arrancó de la peor manera para el equipo Europeo (0-4). Pero se recuperaron y quedaron (6.5 a 9.5) a falta de los individuales del domingo.

Europa necesitaba un milagro al estilo de Medinah, donde el equipo capitaneado por José María Olazábal fue capaz de dar vuelta la historia y llevarse la Ryder del 2012 de suelo norteamericano. Pero esta vez no fue así.

Los norteamericanos salieron decididos de que ésta era su oportunidad de recuperar la Ryder y nunca permitieron que Europa creyera en la remontada. Clarke puso sus mejores jugadores al principio, con el objetivo de tratar de sumar puntos pronto y dejar la resolución para el final. Pero la estrategia no funcionó.

Estados Unidos jugó los individuales de manera espectacular, sin dejarse llevar por los nervios y por el excesivo empuje de sus aficionados.

Patrick Reed abría los individuales con victoria ante Rory McIlroy (1up). Europa respondió con tres victorias consecutivas de Stenson sobre Spieth (3/2), Pieters sobre Holmes (3/2) y Cabrera-Bello ante Walker (3/2). Lo máximo que se acercó Europa fue a un 9.5 a 10.5. Pero los norteamericanos controlaban claramente en el resto de los partidos. Ricky Fowler superaba a Justin Rose (1up) y Koepka daba la paliza de los individuales al inglés Danny Willett (5/4). El partido más espectacular del día fue protagonizado por Phil Mickelson y Sergio García, que fue empate.

Tras el punto de Snedeker ante Sullivan (3/1), Estados Unidos sólo necesitaba medio punto más para alcanzar los 14.5 que les daba el triunfo. Y el punto definitivo llegó de manos de Ryan Moore, que se impuso a Westwood por 1up después de ganar los tres últimos hoyos de manera consecutiva. La Ryder ya era para Estados Unidos, que recuperaba la hegemonía en una competición donde ya empezaba a convertirse en una obsesión. La próxima será en París, en 2018.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)