BOXEO

Los de afuera no son de palo

De la Hoya desconfía del árbitro y Pacquiao ¡entrenó... "de tacos altos"!

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mayweather

Se acerca el momento que el mundo —no sólo el del boxeo— esperó y hasta reclamó por varios años; y a esta altura... todo importa, todo vale.

Es que en una superpelea como la queFloyd Mayweather y Manny Pacquiao sostendrán el próximo sábado en el MGM Grand de Las Vegas, el resultado puede depender de un detalle. Sobre el ring, y también abajo.

Por eso, pues, ya surgieron comentarios referidos a la designación del árbitro, que recayó en el experiente Kenny Bayless, de 64 años, quien ya actuó como juez en cinco peleas del estadounidense y siete del filipino, por lo que si hay algo que no se puede discutir, es que los conoce muy bien a ambos.

No es ese el punto, sin embargo, ni tampoco que Bayless cobrará 25.000 dólares por su trabajo; y menos aún el de su personalidad, fuerte, de no dejarse llevar por los bríos de los boxeadores, a quienes muchas veces los desborda la presión de las grandes instancias como la del sábado.

El tema es que no faltan los que dicen que Mayweather se favorece con la designación del árbitro, recordando que en su primera pelea con el "Chino" Maidana el juez fue Tony Weeks y luego "Money" no sólo se quejó de su labor, sino que "tocó las puertas" necesarias para que para la revancha con el argentino nombraran a...¡Bayless!

En ese sentido, los desconfiados, sostienen que el árbitro del combate del 13 de septiembre pasado fue muy "celoso" en las situaciones donde Maidana apuró al local; y una de esas voces de alerta salió nada menos que de la boca de Oscar De la Hoya, quien dijo que "Floyd ganó el primer round, porque arriba del ring maneja como quiere a Bayless; al Chino nunca lo dejó armarse en la corta distancia".

Ya mucho más adentro de "la cocina" de la pelea, el que entró a "mover" sus fichas —y no en el casino del MGM Grand de Las Vegas— fue Freddie Roach, el experiente técnico del filipino, que echó nafta al fuego al fuego al decir que cree que "Mayweather no quería esta pelea y Showtime (la cadena de TV a la que lo une un fabuloso contrato) lo obligó a que la aceptara".

Es más, en los últimos días Roach pegó una foto de Mayweather en colores en la "pera loca" a la que le pegó Pacquiao en el gimnasio Wild Card de Hollywood, donde entrenó hasta el lunes pasado. "Manny no puede tener piedad, debe odiar a ese hombre, pegarle desde todos los ángulos y lastimarlo".

Por si fuera poco, una sorpresa: al hacer guantes, en el ring, pero no cuando le pegó a la bolsa de arena ni al "puchingball", Pacquiao usó botas de doble suela. Parece obvio que las probó para utilizarlas en la pelea, con el propósito de no aparecer disminuido ante la mayor estatura de su arrogante adversario. Un detalle; o no tanto. A esta altura... todo vale.

AHORA ES DISTINTO.

Campeón. Nadó y agarró el hacha.

Se supo en "la cocina" del combate que, más allá de todo lo que pudo haber dicho antes, Mayweather respeta mucho a su rival del próximo sábado. Tan es así que, aunque no trascendió en forma pública, el estadounidense esta vez entrenó distinto que para sus peleas de los últimos años: cortó troncos de árboles con hacha e hizo natación, lo que dio lugar a que Leonard Ellerbe, que es el director de Mayweather Productions, y principal asesor del boxeador, dijera que "en esta ocasión Floyd va a ir a buscar el K.O."

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)