CORREMOS

Actividad complementaria

Musculación, yoga, stretching o natación pueden ser sumadas al running

Musculación. Es una de las actividades que complementa el running por ejercitar zonas que al correr no se trabajan. Foto: AFP
Musculación. Es una de las actividades que complementa el running por ejercitar zonas que al correr no se trabajan. Foto: AFP

Acompañar el running con alguna otra actividad física te puede ayudar a evitar lesiones y trabajar una zona del cuerpo diferente. ¿Cómo? “Al correr, como con cualquier otro ejercicio que se practica de forma repetida, genera que algunos músculos trabajen más que otros porque tiene movimientos principales y músculos que hacen un desgaste mayor”, explica el profesor Bruno Pérez.

Entonces, lo ideal es acompañar el running con actividades que por un lado ayuden a aumentar la fuerza de la persona y por otro mejoren la movilidad del cuerpo.

Por el lado de la fuerza, hay opciones que pueden estar al alcance de las personas como “una rutina de ejercicios con el propio peso”, como abdominales, lagartijas, etc, o también está la posibilidad de ir “a una sala de musculación o a una clase de gimnasia en algún club”.

Del otro lado, en el caso de la movilidad están las posibilidades del yoga o algún tipo de stretching, que “en algunos clubes hay clase de estiramiento que sirve para eso, que no tiene que ver tanto con el rendimiento del corazón y los pulmones o para mantener el rendimiento de la carrera. El yoga puede servir a la parte de estiramiento”.

Por otra parte, también hay ejercicios compensatorios del running que no son de fuerza o estiramiento, pero que de igual manera pueden acompañar la actividad de un corredor. “La bicicleta o la natación es con dos objetivos: fuera de temporada como un entrenamiento paralelo para no hacer todo el año lo mismo o cuando el corredor que está (por algún motivo) cargado y necesita mantener estímulos que vayan directo a su sistema cardiorespiratorio, pero no puede hacer la actividad misma. Así genera una actividad del corazón, quema calorías, mantiene el sistema eficiente, pero no le suma trabajo mecánico por el motivo que sea”, comenta el profesor.

A la vez, están las opciones del hidromasaje o el baño de agua fría que “se usa para relajar músculos y articulaciones después de sesiones importantes, como cuando corrés arriba de 30 kilómetros o después de una competencia, maratón o carrera muy dura en la que haga falta para poder aflojar con propiedad”, agrega Pérez.

Entonces, al realizar una actividad a diario como el running es necesario un entrenamiento complementario que descomprima los músculos tensionados por el trabajo constante. “El yoga y la natación es algo totalmente diferente, puede estar o no orientado a la carrera, y busca aflojar los músculos, darles amplitud, movilizar las articulaciones en otros ángulos para que no se lesionen, para mantener la salud de la articulación, los tejidos y el músculo”, añade.

Todo apunta a que el deportista de elite mejore su rendimiento y el corredor amateur aumente su salud, sin sentir que te empieza a doler la rodilla, la espalda o que tiene una fatiga en el cuádriceps o se llegue a una lesión.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)