MARCA PERSONAL

La dedicatoria de Juan Martín del Potro a su perro César tras conquistar Indian Wells

Su triunfo en Indian Wells no es fruto de la casualidad. Con un nivel en alza en los últimos meses, se suma a la conquista en Acapulco y le da fuerza a la idea de que es la temporada ideal para dar el gran golpe y alcanzar la cima del ranking

Juan Martín del Potro. Foto: AFP
Juan Martín del Potro. Foto: AFP

Juan Martín del Potro no deja de sorprender y salda otra cuenta pendiente: nunca había ganado un Masters 1000. El triunfo ante Roger Federer es otro éxito que se suma a la lista de aquellos momentos clave en su carrera.

Su rendimiento y su nivel de juego dentro de los courts están directamente relacionados a sus sentimientos. A lo que sucede en su cabeza. Si mentalmente está mal, es capaz de sufrir derrotas impensadas frente a rivales inferiores. Ahora, cuando está bien, el tandilense es una aplanadora capaz de pasar por encima a cualquier rival, aún cruzando ciertas barreras que el físico todavía le impone.

En febrero, el final de su relación de doce meses con Jimena Barón y el deceso de su perro César, un Terranova de 10 años, fueron un combo emocional fuerte para superar en soledad. Por eso acudió a Juan José Grande, psicólogo de Leonardo Mayer, y los resultados son elocuentes.

El trabajo mental potenció a Del Potro que se muestra intacto desde lo físico. Y en los momentos de felicidad, también se da el lujo de dejar un guiño emocional, con el recuerdo para su mascota en plena tarde de euforia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º