inn content para rexona

Una mañana en la casa de la selección

Ganadores de una promoción de Rexona vivieron el debut de Uruguay en el mundial desde el Complejo Celeste.

Los ganadores de la promoción de Rexona conocieron el Complejo Celeste por dentro.
Los ganadores de la promoción de Rexona conocieron el Complejo Celeste por dentro.
Los ganadores de la promoción de Rexona conocieron el Complejo Celeste por dentro.
Los ganadores de la promoción de Rexona conocieron el Complejo Celeste por dentro.

El mundial es un momento mágico que solo se da cada cuatro años. Y si encima se vive desde la casa de la selección, la experiencia puede ser inolvidable. Esta fue la suerte de los hinchas que ganaron la promoción de Rexona para conocer el Complejo Celeste y disfrutar del partido inaugural contra Egipto desde el lugar donde concentran los jugadores.

Esta iniciativa forma parte de “Somos más que Hinchas”, la campaña que organizó Rexona de cara al mundial para homenajear a aquellos que todos los días vibran con su equipo. El objetivo de esta acción fue que los fanáticos pudieran vivir como los jugadores por un día, desde este lugar tan especial.

Así, veintidós ganadores de todo el país viajaron el viernes pasado al Complejo Celeste, donde los recibieron con una remera oficial de Uruguay y cotillón celeste para cada uno de ellos. Luego de un desayuno especial, los hinchas se acomodaron en el living de la concentración para ver el partido.

Uno de ellos fue Lazareno Martínez, que viajó especialmente desde Pasyandú con su hijo Bryan. “Me enteré que habíamos ganado el premio por mi hijo y fue una linda sorpresa. Nunca podemos viajar a Montevideo para ver a La Celeste porque en esas fechas es cuando estoy con más trabajo, entonces vivir una experiencia como esta fue algo espectacular”, dijo el padre sanducero.

Lo que más destaca Martínez es el ambiente que se vivió durante toda la jornada, con muchos niños y familias del interior, un clima “muy a la uruguaya”.

“La verdad es que durante el partido sufrimos bastante, al punto de que se me fue todo el sueño que tenía de viajar en la noche anterior. Pero valió la pena. En el gol el griterío fue de una intensidad tan grande que temblaron las paredes del salón. Ver el partido con mi hijo en el Complejo Celeste, sabiendo que ahí es donde entrenan los jugadores fue un verdadero honor”, expresó Martínez.

Luego de los festejos, grandes y chicos recorrieron las instalaciones de la concentración y también practicaron ejercicios, patearon penales y jugaron un “picadito” en una de las canchas techadas del complejo.
Una de las ganadoras que participó de esta dinámica fue Beatriz Junco, quien con 62 años también aprovechó la oportunidad de sentirse jugadora por un día.

“Al llegar a la cancha los organizadores repartieron algunos equipos y los chiquilines se pusieron a jugar. Yo estaba de botas pero igual me animé a participar, haciendo algunos dribblings con los conos naranjas. Me salió bastante bien y hasta me aplaudieron”, explica con entusiasmo esta señora que viajó al complejo junto a su marido.

“Confieso que al principio no tenía idea de lo que significaba el Complejo Celeste para los hinchas, pero después de conocerlo y contarle a mis amigos sobre este paseo tomé real dimensión de lo que implica este lugar, que muy pocos tienen el privilegio de conocer. Pasamos una mañana espectacular y estoy realmente agradecida a Rexona por haber formado parte de algo tan especial”, concluyó Junco.

Como frutilla de la torta, al mediodía los hinchas disfrutaron todos juntos de un gran asado, acompañado de un show de imitaciones, cerrando así una mañana inolvidable desde la casa de la selección.





Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos