NACIONAL

El librito de la "Momia" versión DT

Rodrigo Lemos habla de su experiencia como entrenador en la Quinta División y del éxito en los clásicos de formativas. 

Rodrigo Lemos
Lemos: "Me gusta plantearles desafíos a los chiquilines, que estén siempre motivados". Foto: Fernando Romero

Se recibió como entrenador profesional en noviembre del 2017 y en abril de este año tomó la posta en la Quinta División (Sub 17) de Nacional, cuando ya se llevaban jugados la mitad de los partidos del Torneo Apertura. Hoy Rodrigo Lemos, el popular “Momia”, está feliz con la etapa que está viviendo y disfruta de una semana especial, siendo uno de los técnicos que formó parte del hecho histórico de haber ganado los cinco clásicos de juveniles a Peñarol por el Torneo Clausura.

“Uno teóricamente en el curso toma mucha información, pero ni que hablar que la práctica es diferente. Manejar a 20 jóvenes con sus diferentes inquietudes no es fácil, pero adentro de la cancha, contándoles desde la experiencia, dándole nuestros argumentos para cómo nos gusta jugar al fútbol a nosotros, van saliendo las cosas y no pensé que a esa edad pudiéramos tener una formación de equipo, un estilo de juego que me refleja. Yo pensé que no era un entrenador de jóvenes, porque yo quería hacer cosas que me parecía que ellos no la podían hacer, pero la verdad es que tienen una base muy importante y ya con 17 años saben todo, está buenísimo”, cuenta la “Momia”, quien antes de recibirse fue ayudante técnico de Manuel Keosseian en Rentistas, en el 2015.

A la hora de hablar de un estilo de juego, Lemos explica: “Quiero un equipo que tenga la suficiente personalidad para salir jugando desde el fondo, para arriesgar, para practicar un fútbol moderno, que al jugador no le pese la pelota en el momento de tener que pedirla aunque tenga dos rivales arriba. En el fútbol uruguayo lo más fácil es sacarse la pelota de arriba. Cuando agarré la primer pregunta que les hice fue qué equipo les gustaba ver a ellos. Me contestaron que el Barcelona, el Real Madrid, el Manchester City, el PSG, es decir, equipos que nos gusta a todos porque juegan bien al fútbol. De ahí en más tratamos de hacer un fútbol lindo para ellos, que siempre tengan la pelota en los pies, de tenerla nosotros para que no la tenga el adversario. Este juego nos ha dado resultado”.

Lemos hizo las formativas en Nacional desde el baby fútbol y jugó en Primera División desde 1993 a 1998, antes de partir al Tianjin Teda de China. Fue un volante de mucho talento, un clásico enganche.

¿Tenés en el plantel algún jugador que te recuerde a tus características adentro de la cancha? “Je, hay sí. Hay uno en el que me veo reflejado, que es muy parecido a lo que jugaba yo y a mi forma de entrenar, que a veces lo tengo que estar rezongando para que se ponga un poco las pilas, como me pasaba a mí cuando era joven. Se llama Manuel Monzeglio. Cuando yo llegué jugaba poco, en el Apertura conmigo igual, pero en el Clausura le dije que iba a jugar todos los partidos, que dependía de él seguir jugando si cumplía con determinadas cosas que necesitaba de él. El tema estaba en dejarlo jugar. A mí me pasó también, pero los que entienden el juego de forma amplia pueden jugar de cualquier manera. En el plantel hay jugadores de todos los estilos, por suerte tengo un espectro amplio para poder decidir y contar con futbolistas para los diferentes momentos del juego”.

En Sub 17 Nacional venció en el clásico el sábado por 2-0 con goles de Martín Satriano (que ha entrenado con Primera) y Emiliano Aires. En la Anual el tricolor está segundo a 10 puntos de Defensor Sporting, y en el Clausura marcha tercero, a dos unidades de Wanderers.

Para reflexionar sobre los resultados de los clásicos en formativas, la “Momia” explica que “en Nacional los resultados son importantes, pero siempre y cuando se le dejen enseñanzas a los muchachos y si les damos herramientas para que sean mejores jugadores de aquí hasta que lleguen a Primera División. Lo estoy haciendo y eso me deja contento. El hecho de haber ganado todos los clásicos por primera vez es algo que nos llena de orgullo, está buenísimo, pero más nos llena de orgullo cuando ver llegar a un jugador a Primera, con todas las herramientas necesarias para poder demostrar lo que sabe. Eso es lo principal en las formativas de Nacional y es a lo que siempre se apunta. Si vienen con títulos, claro que es mejor”.

Lemos también se refirió a la figura de Sebastián Taramasco, coordinador de las formativas tricolores. “Es un tipo que está en todo. Desde hablar con el dirigente del interior para que ese muchacho que no sabe a qué equipo de Montevideo venir, venga con nosotros, hasta hablar con un papá porque su hijo se siente mal porque no juega. Él nos da pautas de lo que quiere Nacional y después somos libres de entrenar a nuestra manera. También está Pierre (Serratia), que es el que está más en cancha y nos brinda su aporte”.

Las diferencias en las juveniles de Nacional son grandes desde la época de Lemos a la actual: “La infraestructura ha cambiado enormemente. Tenemos todo para entrenar. En mi época no había dónde practicar lunes y martes, íbamos al Parque Batlle a correr. Ahora con lluvia o sin ella siempre hay un lugar para entrenar en cancha. Con el ‘profe’ Wilson Espina tenemos un estilo de entrenamiento donde la pelota no falta nunca, antes era mucho más de correr”.

Por último, Lemos señala alguno de sus cometidos. “Quiero que los chiquilines lleguen a Cuarta División y sepan jugar con todos los sistemas tácticos, me gusta plantearles desafíos, y cuando veo que está un poquito apagada la cosa cambiamos y ellos se motivan. Nunca me casaría con un sistema, depende mucho de los jugadores que tenemos. Cuando empecé, jugábamos muy parecido a la forma de Primera con el ‘Cacique’, pero hemos ido modificando por alguna lesión y también nos ha ido bastante bien”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º