JUEGOS OLÍMPICOS 2016

Reina de la ruta a los 43

La estadounidense Kristin Armstrong ganó su tercer oro.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Kristin Armstrong

Dos veces se retiró y dos veces volvió a subirse a la bicicleta. En Londres se convirtió en la ciclista de más edad en ganar un oro olímpico. Nadie contaba con ella para Río, pero a los casi 43 años Kristin Armstrong le ha puesto el broche dorado a una carrera de leyenda al ganar la prueba contrarreloj.

Vencedora en Pekín 2008 y Londres 2012, la norteamericana no sólo pulverizó su récord como la ciclista más veterana en ganar una presea dorada, sino que se convirtió en la más laureada en la ruta. En la capital inglesa ganó el título con 38 años y 356 días, este miércoles lo hizo con 43 menos uno. Con tres oros, Armstrong batió a la holandesa Leontien Zijlaard-Van Moorsel (2000, 2004) y al ruso Viacheslav Ekimov (2000, 2004) como la mejor de la historia en una misma disciplina en ruta.

Con una velocidad media de 40,099 km/h, la estadounidense cruzó la línea de meta con rostro de sorpresa. Se cuadró, miró la pantalla de tiempos y al darse cuenta de su gesta, echó a llorar.

Su primera pasión estaba en la piscina. Perfeccionista del estilo de espalda, diplomada de Ciencias en filosofía deportiva por la Universidad de Idaho, fue incluso instructora de natación. Nada hacía indicar que, casi 20 años después, se coronaría en Río como la ciclista en ruta más condecorada de todos los tiempos.

Confundida a menudo con la exesposa de Lance Armstrong, quien también se llama Kristin, la originaria de Memphis decidió dedicarse profesionalmente al ciclismo bastante tarde. No en vano, ella quería triunfar en triatlón, pero en 2001 su sueño se truncó de golpe. Armstrong fue diagnosticada con artrosis a los 27 años, viéndose obligada a renunciar a su carrera de triatleta. Optó por centrarse entonces en la bicicleta.

En los Panamericanos de 2003 se colgó el bronce en la contrarreloj y de ahí al estrellato. En Río el día comenzó gris y lluvioso. Con mucho viento. Se avecinaba tormenta. Armstrong cedía tiempo con la rusa Olga Zabelinskaya en el segundo punto intermedio, pero había sido la última en largar y sería la última en llegar... y lo haría en el primer puesto por apenas cinco segundos y medio.

"No tengo palabras para describirlo. Hoy las estrellas se alinearon. Escuchar tu himno nacional en lo más alto del podio es mi parte favorita de los Juegos Olímpicos", explicó.

Después de Londres 2012, nadie la esperaba en Río. Que tiemble Tokio...

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)