JUEGOS OLÍMPICOS 2016

Doctora en oro

La argentina Paula Pareto divide sus pasiones y gana.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Paula Pareto

La judoca argentina Paula Pareto aún intenta asimilar el hecho de haberse subido a lo más alto del podio en unos Juegos Olímpicos, lo que la transformó en la única mujer de ese país que ha podido vivir la emoción de colgarse una medalla de oro en el evento deportivo más importante para cualquier atleta.

La "Peque", como es conocida en Argentina por su baja estatura, ya se había convertido en Pekín 2008 en la primera medallista olímpica argentina de la historia y ocho años más tarde acrecentó aún más su leyenda para darle a su país la única presea que suma en estos Juegos.

"Con el correr de los días, me parece increíble. Hoy voy viendo las diferentes finales de judo y pienso: qué loco, no solo estuve en una final olímpica, sino que la gané. Ahí me empiezo a dar cuenta de lo que logré y me da mucha felicidad", dijo Pareto en una entrevista con Reuters en la Villa Olímpica.

La final que Pareto rememora fue la de la categoría hasta 48 kilos, en la que venció el sábado a la surcoreana Bokyeong Jeong en su pelea "más difícil" del torneo, una contienda que a su juicio puede ser "un gran empujón para todas las argentinas que hacen deporte, para que sepan que se puede llegar".

Tras ganar el oro, la judoca oriunda de Buenos Aires se convirtió en la gran estrella de la delegación argentina en Río y ayer se anunció que Pareto será la abanderada de su país en la ceremonia de clausura de los Juegos.

"La vida es la misma, solo doy un poco más de notas, intento estar con mi familia y disfrutar. He recibido muchísimos mensajes, en ese sentido amplíe mi cantidad de amigos... Pero si yo estoy bien y me mantengo como hasta ahora, no tiene por qué cambiar mi vida", afirma con una sonrisa Pareto, quinta en Londres 2012.

En el próximo año y medio, sin competencias importantes por delante, Pareto piensa dedicarle más tiempo a su otra gran pasión, la medicina. Ya recibida, ahora apuntará a hacer la especialidad de traumatología.

"Me gustó esa rama de la medicina por lo que se hace en ella y por el rango etario con el que se trabaja, desde niños hasta gente mayor", asegura Pareto. Aún no sabe si estará con Tokio 2020, ya con 34 años: "Estoy intentando descansar, relajarme, y después en un futuro lo pensaré".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)