JUEGOS OLÍMPICOS

Soy Cox, el primo de Kobe

Jugando en Venezuela le hizo partido al Dream Team y se pareció a Bryant.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lucha. John Cox fue una de las figuras de Venezuela. Foto: AFP

Se llama Cox. John Cox. Es alero y disputa los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro con la selección de básquetbol de Venezuela. Y, sobre todo, para los no expertos en la materia, cabe señalar que es el primo carnal de Kobe Bryant, leyenda viva del deporte de la canasta. Uno de los mejores basquetbolistas de la historia de este deporte.

Cox, John Cox, está en Río con todas las de la ley, ya que Venezuela es la actual campeona de América. Ganó el torneo disputado en México el año pasado. Lo hizo tras derrotar en la final, por 76-71, a la todopoderosa Argentina, la selección que vale recordar que se quedó con el olímpico en los Juegos Olímpicos de Atenas, en el año 2004. Ese fue un partido en el que Cox, escolta de Bucaneros de La Guaira, anotó catorce puntos. Sólo uno menos que Heissler Guillent, de Guaros de Lara, el más productivo en una de las jornadas más gloriosas de toda la historia del baloncesto venezolano. Sin duda, la más grande de la historia de su básquetbol.

Cox, John Cox, es hijo de John Chubby Cox. Nacido en Philadelphia hace 60 años, que fue elegido en la octava ronda del draft por los Chicago Bulls en 1978, aunque no fue hasta la temporada 1982-83 cuando llegó finalmente a jugar en la NBA, la mejor liga del mundo.

Fueron siete partidos, en los que anotó 29 puntos, con los Washington Bullets. Jugó en varios equipos de la CBA antes de recalar en Venezuela, en cuya capital, Caracas, nació hace 35 años uno de los referentes máximos del campeón de América.

"Chubby", que sería una de las figuras del equipo de la Universidad de San Francisco (USF), donde conoció a su mujer, Victoria (que era "cheerleader" de los Dons), tiene una hermana, Pam, que se casó con Joe Bryant. Que fue jugador de la NBA en los Philadelphia 76ers, San Diego Clippers y Houston Rockets, antes de hacerlo en varios equipos de Italia; y ahora es técnico en Japón, donde dirige a los Rizing Fukuoka con éxito.

Pam y Joe son los padres de Kobe Bryant, santo y seña de Los Ángeles Lakers, equipo con el que ganó cinco anillos de la NBA —tres entre 2000 y 2002—, y otros dos más en 2009 y 2010, junto a Pau Gasol, y al que representó dieciocho veces en el "All Star Game".

En su asombrosamente gigantesco palmarés también figuran dos títulos olímpicos: los dos que Estados Unidos le ganó a España, en las finales de Beijing 2008 y en los Juegos de Londres 2012.

El destino quiso que Cox, John Cox, no se enfrentara en Juegos Olímpicos a su exitoso y letal primo —apodado "Black Mamba" (la mamba negra)—, porque éste se retiró la pasada temporada, tras una imponente carrera en todo sentido ya que siempre será recordado por su don de gente, además de sus grandes virtudes basquetbolísticas.

Y porque Venezuela disputa en Río su segundo torneo olímpico, después del que jugó en Barcelona 1992, en el que concluyó en la undécima posición.

Salvando las (grandes) distancias entre uno y otro familiar, Cox podrá presumir de que ayer, su equipo —para el que, además, logró su primera canasta— tutease durante el primer cuarto a los Estados Unidos de Kevin Durant y Carmelo Anthony, entre otras figuras, que en Río buscan ampliar a quince su récord histórico de títulos olímpicos.

Al final de los primeros diez minutos, el electrónico mostraba empate a 18 entre el equipo de "Coach K" y el de John Cox. No importa que en el segundo parcial (30-8), Estados Unidos forjara su claro triunfo. Ni que el resultado final fuese de 113 a 69, a favor del "Team USA". Porque el tercer cuarto también fue parejo: 27-25 para EEUU.

Si nos atenemos a su historia y potencial, se puede afirmar que Venezuela mantuvo su esencia. Y, con 19 puntos, su máximo anotador el lunes contra Estados Unidos fue Cox. John Cox.

España quedó en la cuerda floja.

España cayó 66-65 ante Brasil en su segundo partido del torneo de básquet, complicándose el camino a los cuartos de final, tras cosechar dos derrotas consecutivas. El partido se jugó en los últimos 30 segundos cuando dos tiros libres fallados por Gasol dieron opción al ataque brasileño que culminó Marquinhos con dos puntos de oro. Brasil supo apretarle a España desde la primera parte con una defensa de presión que provocó muchos errores en ataque del equipo de Sergio Scariolo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)