JUEGOS OLÍMPICOS

El chino que "mea violeta"

El chino Sun Yang ya ha dado positivo y no creen que esté limpio

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sun Yang

Sun Yang ya tiene dos medallas en Río 2016: una de oro y otra de plata. Ambas se las colgó producto de su actuación en la piscina, al terminar segundo en la prueba de 400 metros libre y ganar la de 200 metros libre. Sin embargo, ya tiene otra medalla dorada asegurada y es la de ser el nadador más controversial de estos Juegos Olímpicos.

Llegó a Río de Janeiro con varias manchas encima, la principal haber dado positivo en un control de 2014, por lo cual fue suspendido durante solo tres meses. Además, tuvo problemas con compañeros suyos en el Mundial de Kazan y por ser la estrella de la natación en China, se quedó con un tercio de todo el presupuesto destinado por el Comité Olímpico de su país para la natación, lo cual lo hizo impopular.

Este nadador de 24 años, 1,98 metros de estatura, doble campeón olímpico en Londres 2012, tricampeón mundial e hijo de un famoso jugador de vóleibol, no tardó en generar sus propios escándalos en Río. El primer problema lo tuvo en público, con el nadador australiano Mack Horton, al que en la piscina salpicó y amenazó en la clasificatoria para los 400 metros, prueba finalmente ganada por el australiano, quien relegó a Sun Yang al segundo puesto. "No tengo tiempo para los dopados", se limitó a contestar Horton cuando lo consultaron por la actitud del chino.

Sun Yang volvió por su revancha en 200 metros libres y ganó el oro, arrebatándoselo al sudafricano Chad Le Clos, quien había liderado a lo largo de los primeros 150 metros.

Para su país es un héroe, pero sus rivales lo miran con desprecio. No lo consideran un ejemplo a seguir y, para peor, no creen que su organismo esté totalmente limpio. Así, al menos, lo dejó entrever el nadador francés Camille Lacourt. Competidor en los 100 metros espalda, reflexionó: "Cuando veo el podio de 200 metros libres, me dan ganas de vomitar. Prefiero recordar a esa multitud que gritó cuando los nadadores entraron, esa piscina olímpica que es genial, y olvidar un poco este deporte negocio". ¿A qué se refería? A que en lo más alto del podio estaba Sun Yang. "Estoy muy triste al ver que mi deporte evoluciona de esta manera. Tengo la impresión de ver atletismo, con dos o tres dopados en cada final. Espero que la FINA reaccione pronto y detenga esta masacre, porque esto se está poniendo triste. ¡Sun Yang mea violeta!", acusó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)