JUEGOS OLÍMPICOS

Dos buses y tres escalas

Frank Olmos es uno de los 50.000 voluntarios que estará en Río de Janeiro, pero su llegada tiene varios datos particulares.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Frank Olmos

Olmos, venezolano profesor de educación secundaria, quería cumplir su sueño de estar en los Juegos Olímpicos y lo logró, pero no sin antes atravesar tres días de viaje, casi 6.000 kilómetros en dos buses, dos pasos fronterizos y un vuelo con tres escalas.

A su vez, el voluntario debió hacer un gran esfuerzo económico para trasladarse a Río de Janeiro, vendiendo una gran cantidad de propiedades para conseguir los fondos y así financiarse el viaje. Desde Caracas demoró un día en bus hasta Puerto Ordaz.

Luego otro ómnibus lo llevó hasta la frontera, donde tomó un avión que hizo tres escalas. Primero paró en Manaos, más adelante en São Paulo y finalmente llegó a Río.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)