ABIERTO DE ESTADOS UNIDOS

El triunfo de un golfista que aplica la matemática al juego

Bryson DeChambeau fue el único que logró el par de la muy difícil cancha de Winged Foot

Bryson DeChambeau
Bryson DeChambeau, el ganador del US Open

El golfista estadounidense Bryson DeChambeau conquistó el domingo su primer grande, con la victoria en el Abierto de Estados Unidos, disputado en el histórico y muy exigente recorrido de Winged Foot, a las afueras de Nueva York.

DeChambeau, el único que logró bajar del par de la cancha en la última jornada (-3) y en el resultado acumulado (-6), rompió todos los pronósticos gracias a sus “bombazos” con el driver y una precisión científica en el juego corto.

El golfista californiano de 27 años, licenciado en física, seguramente se apoyó en sus cálculos matemáticos para no ceder terreno en ningún momento a su competidor más inmediato, el estadounidense de 21 años Matthew Wolff (par), que terminó a seis golpes del campeón.

Más lejos quedó el sudafricano Louis Oosthuizen (tercero con +2), y los estadounidenses Harris English (cuarto con +3) y Xander Schauffele (quinto con +4), todos con scores por encima del par en las difíciles condiciones de Winged Foot.

Mientras los veteranos de ediciones anteriores del US Open en Winged Foot, como las estrellas Phil Mickelson y Tiger Woods, intentaron sin éxito emplear la cautela y respetar la configuración del campo, DeChambeau se movió por los atajos con golpes de más de 300 metros y terminó superando el resultado del ganador de 2006 (+5) por nada menos que 11 golpes.

En el circuito era conocido por su obsesión por medir y calcularlo todo en la cancha. “Confío en la ciencia porque siempre me ha demostrado que funciona. Muchos hablan del dispositivo que utilizo para trabajar la velocidad en los greens. Esta semana jugué muy bien el putt y en gran parte ha sido gracias a los números, a ese dispositivo. La ciencia me ayuda a validar lo que siento y lo que veo. Me reafirma. Me da seguridad”, explicó.

En los últimos tiempos también se hizo notorio por un cambio físico que lo llevó a lograr una gran musculatura para tratar de pegarle más fuerte a la pelota. Con ejercicios y una dieta especial, está pesando 110 kilos para su 1,85 de estatura.

En un año inusual para el golf por la suspensión del Open Británico y el aplazamiento del Masters de Augusta a mediados de noviembre, todo como consecuencia de la pandemia, los trofeos de los únicos dos Majors, disputados sin público, el Campeonato de la PGA (Collin Morikawa) y el US Open han caído en manos de primerizos, lo cual deja en claro que hay muchos jóvenes dispuestos a pelear por los grandes títulos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error