GOLF

Tiger Woods: el golfista más polémico tuvo su regreso a la gloria

El californiano de 43 años volvió a lo más alto del deporte al conquistar el Masters de Augusta, un acontecimiento más allá del golf.

El final. Tiger Woods ya es el campeón del Masters 2019 y descarga toda su alegría en un grito de alegría.
El final. Tiger Woods ya es el campeón del Masters 2019 y descarga toda su alegría en un grito de alegría. Foto: Reuters

El 14 de abril de 2019 será un día que será recordado por los fanáticos del golf y del deporte en general: Tiger Woods fue el protagonista de uno de los regresos más impresionantes de la historia del deporte.

A los 43 años se coronó campeón del Masters de Augusta, obtuvo su 15° torneo Major y retoma su senda hacia el único récord que le falta por romper, que es el que hoy en día ostenta Jack Nicklaus como máximo ganador de Majors. Nicklaus acumula un total de 18 campeonatos grandes, mientras que Tiger Woods suma 15 y viendo el nivel mostrado el domingo, claramente puede llegar y hasta superar ese número.

Con sus 275 golpes, 13 bajo el par, Woods obtuvo su quinto saco verde y quedó a únicamente una victoria de empatar a Nicklaus como el máximo ganador del Masters.

Adicionalmente, rompió varios récords más, como el mayor tiempo entre victorias, ya que su anterior consagración en Augusta había sido en 2005, cuando derrotó a Chris Di Marco en un infartante desempate.

Catorce años tuvieron que esperar sus fanáticos para verlo lucir nuevamente la mítica chaqueta verde, superando al sudafricano Gary Player, quien había registrado 13 años entre victoria y victoria. Por último, en sus 14 victorias Majors anteriores, Woods jamás había remontado un marcador, sino que siempre se encontraba liderando a falta de 18 hoyos, algo que no deja de ser remarcable.

El triunfo del domingo se convertirá en uno de los hitos más recordados de todos los tiempos, no solo del golf sino del deporte en general. Michael Phelps, Michael Jordan, Serena Williams y Roger Federer fueron algunos de los destacados deportistas que dedicaron palabras de admiración a lo logrado por Woods. Es que Tiger, con 43 años, volvió a insertarse en la elite del golf mundial luego de muchísimos problemas. Se podría decir que el Tigre volvió a rugir.

En el 2017 y antes de someterse a una cuarta cirugía de espalda, Woods se declaraba prácticamente retirado. Sus problemas de espina dorsal no le permitían realizar ni siquiera las tareas más básicas e inclusive por momentos se vio obligado a utilizar una silla de ruedas.

Ese mismo año viajó a Inglaterra por una consulta médica y le dijeron que la única forma de poder recuperar una vida normal era sometiéndose a una "Spinal Fusion”, con la cual podría recuperar su movilidad y dejar de lado el intenso dolor que todo esto le generaba. Pensar en volver a jugar ya era difícil, pero en volver a ganar era una completa utopía.

Durante todo ese periodo periodistas, celebridades y aficionados en general dijeron cuanta cosa se podía decir sobre él, que estaba retirado, que no había forma que compitiese contra los jóvenes atletas de hoy en día, y muchísimas otras cosas. Pero por algo Tiger es lo que es, el más grande de todos los tiempos, el único que revolucionó el juego y puso al golf en las primeras planas.

Lentamente comenzó el 2018 jugando algunos torneos e intentando recuperar su forma. Durante la segunda mitad del año se empezaron a ver destellos que anunciaban que el Tigre podía volver a rugir. Estuvo cerca en el Open Championship y en el PGA Championship pero siempre fue superado. El año lo cerró a lo grande con una victoria en el Tour Championship, el torneo reservado para los 30 mejores jugadores del año.

Sin embargo, 2019 volvía a ser una incógnita ya sus primeras actuaciones dejaban más dudas que certezas. Pero el golf es así y en el momento más difícil, cuando solo los grandes brillan, Woods acaparó la escena y se consagró campeón del Masters de Augusta.

Qué pasará de ahora en adelante nadie lo sabe, pero lo hecho por Woods el domingo quedará grabado en la mente de todos los que aman el deporte. Verlo en el hoyo final, gritando como un niño, abrazando a su madre y sus hijos y recibir el cálido abrazo de sus colegas, fueron escenas que mostraron el lado más humano de alguien que durante años hacía que lo sobrenatural pareciese algo cotidiano.

La próxima cita grande de Woods será en mayo, cuando regrese a Bethpage Black en Nueva York y vaya en busca de su título Major 16 en el Campeonato de la PGA.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)