GOLF

Rory McIlroy estropeó su primer Open jugando en casa

El Abierto Británico volvió a Irlanda del Norte luego de 68 años, pero el ídolo local no pasó el corte.

Foto: AFP
Foto: AFP

El mejor deportista norirlandés del momento, el golfista Rory McIlroy, se llevó un sabor agridulce del primer Open Británico que jugó en una cancha de su país: tuvo un desastroso primer día de juego, hizo un gran trabajo el segundo día, pero no le alcanzó para superar el corte. El público lo apoyó ruidosamente mientras intentaba lo que parecía un milagro, mostró que es un verdadero ídolo en Irlanda del Norte y al final los aplausos sonaron a despedida.

Hacía 68 años que el Open, el torneo de golf más prestigioso del planeta, no se jugaba en Irlanda del Norte. Era una oportunidad ideal para McIlroy, exnúmero uno del mundo, no solo por jugar en su tierra sino porque él considera la cancha de Royal Portrush como una de sus favoritas. Sin embargo, todo comenzó a estropearse ya en el primer hoyo del jueves, donde hizo cuádruple bogey. Se recuperó, pero hizo doble bogey en el 16 y terminó el día con ocho sobre el par. Tan malo fue que al día siguiente tuvo la mejor tarjeta de la jornada, con seis bajo el par, y fue insuficiente.

Otro que se despidió temprano fue Tiger Woods, también con una mala actuación el primer día (78 golpes), de la cual no se pudo recuperar en la segunda jornada. “Una de las cosas más duras de aceptar en un deportista veterano es que no vas a ser tan consistente como cuando tenías 23 años. En muchos torneos no jugaré bien”, declaró Tiger, de 44 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)