GOLF INTERNACIONAL

El legado de Tiger Woods: su hijo de 11 años apunta para crack

Jugaron juntos un torneo en Florida y el niño mostró un juego maduro y excelente swing.

Tiger Woods y su hijo
Tiger Woods saluda a su hijo Charlie durante el torneo en Florida

El legado de Tiger Woods parece estar en buenas manos. El pasado fin de semana se disputó una nueva edición del PNC Championship en el complejo del Ritz Carlton de Florida. Es uno de los certámenes más amigables del circuito Champions Tour, pues se disputa a 36 hoyos en parejas conformadas por jugadores del PGA Tour o ex jugadores, junto con sus padres o sus hijos. Gary Player, Greg Norman, John Daly y Annika Sorenstam, entre otros, estuvieron presentes.

El torneo siempre atrae la atención de los fanáticos, pero este año tuvo un condimento especial: hicieron su debut Tiger Woods y su hijo Charlie, de 11 años.

Tiger siempre atrae y provoca cosas muy distintas a las que generan otros jugadores, pero el hecho de ver a su hijo jugar originó una importante curiosidad. En plena pandemia ya se pudo ver a Tiger acompañando a su hijo en la disputa de torneos juniors en Estados Unidos, en donde tuvo gran suceso.

Charlie parece tener mucha de las cosas de su padre -un excelente swing, una potencia increíble para un niño de 11 años- pero lo que más llamó la atención fue su calma, su rutina y ritmo, todas cosas dignas de un experimentado jugador y por consiguiente, poco usuales en alguien de su edad.

Con un total de 124 golpes, 20 bajo el par el Team Woods finalizó en el séptimo puesto, a cinco golpes del equipo ganador integrado por Justin y Mike Thomas.

Lo deportivo es solo una anécdota, ya que el principal cometido de este torneo es que los familiares compartan un grato momento.

“El golf ha estrechado nuestro vínculo, verlo jugador, competir, son imágenes y recuerdos que conservaré para siempre en mi mente y corazón”, dijo Tiger luego de jugar. Sobre el nivel de su hijo, Tiger comentó: “Durante este último tiempo ha adquirido una pasión por el juego que lo ha llevado a practicar más, sabe lo que tiene que hacer para poder jugar y competir. En cuanto a su performance, no estoy para nada sorprendido, lo he visto jugar así prácticamente todo el año en nuestro club Medallist”.

La prensa quedó muy sorprendida con el golf desplegado por Charlie: realmente se vio a un niño ejecutar golpes de adulto y manejarse dentro del campo de golf con una madurez increíble. Más allá de sus condiciones, es evidente que este chico estará expuesto a un nivel de presión altísimo. Solo el tiempo dirá cuál será el destino de Charlie Woods; de lo que podemos estar seguros, es que cuenta con el talento para poder hacerlo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error