GOLF INTERNACIONAL

Extraña definición en un torneo del PGA Tour

Patrick Cantlay fue el ganador luego que "sacaran" a Jon Rham de la cancha por un positivo de covid

Patrick Cantlay
Patrick Cantlay fue el vencedor en Ohio luego del extraño episodio ocurrido con Jon Rahm.

El estadounidense Patrick Cantlay consiguió el pasado domingo su cuarta victoria del PGA Tour. Se impuso en un apasionante final sobre su compatriota Collin Morikawa.

Se jugó en la mítica cancha del Memorial, ubicada en Dublin, Ohio, y es considerada la casa de Jack Nicklaus, para muchos el mejor jugador de todos los tiempos. El campo lució en perfectas condiciones y los cambios realizados en la cancha fueron muy bien aceptados por los jugadores en general.

Cantlay se adjudicó un importante cheque por 1,6 millones de dólares, más 500 puntos para la Fedex Cup. Con este resultado se ubica en el primer lugar de la lista de ganancias de la temporada 2021 y es uno de los cinco jugadores con múltiples victorias en la temporada.

Hasta aquí, todo parecía un torneo corriente del PGA Tour. El punto es que al término de 54 hoyos, el puntero era el español Jon Rahm, el campeón defensor. Rahm había mostrado durante los primeros tres días de competencia un juego superlativo, prueba de ello es que con 18 hoyos por jugar su ventaja era de seis golpes. Si bien en el golf ninguna ventaja es lo suficientemente grande, Rahm tenía grandes chances de alzarse nuevamente con el triunfo.

Sin embargo, tras embocar su putt en el hoyo 54, las autoridades del torneo no esperaron a la salida del green, para notificarle que su test de covid había dado positivo y, por ende, debía abandonar el predio y el torneo.VMientras las autoridades le daban la mala noticia, Rahm se tomaba la cara y exclamaba: “¡No de nuevo!”. Sucede que Rahm ya había atravesado la enfermedad el año pasado.

Muchos se preguntaron por qué recién el sábado se dio a conocer el resultado del test. Comenzada la semana Rahm entró en lo que se llama un programa de rastreo, producto de haber sido contacto de un caso confirmado. Esto implicaba testeos diarios y acceso restringido al club. Rahm, completamente asintomático, decidió jugar y correr este riesgo, pero el testeo del viernes resultó positivo.

Rahm es de los pocos jugadores del tour que no está vacunado. Las autoridades sanitarias del PGA manifestaron que de haberlo estado no tendría que haber pasado ni por el seguimiento diario y por ende podría haber completado el torneo.

Ahora el jugador español deberá permanecer en Dublin, completamente aislado hasta el 15 de junio. Afortunadamente no se perderá el US Open, pero llegará muy disminuido golfísticamente, producto del parate.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error