TORNEO APERTURA

Un zapatazo que cambió el partido

Wanderers regaló un tiempo, pero el gol de Villoldo modificó el ánimo

Inatajable. Así fue el gol de Alejandro Villoldo, que sacó un zapatazo de afuera del área. Foto: Nicolás Pereyra
Inatajable. Así fue el gol de Alejandro Villoldo, que sacó un zapatazo de afuera del área. Foto: Nicolás Pereyra

Peñarol había dominado el primer tiempo, pero no pudo reflejar en el marcador su supremacía. Se fue al descanso apenas con la ventaja mínima por un gol en contra de Macaluso tras un error del arquero Martín Rodríguez.

Pero en el segundo tiempo, el ingreso de Adrián Colombino fue clave para que las cosas cambiaran en el equipo local. Y el gol de Alejandro Villoldo, un bombazo de afuera del área, cambió el ánimo en los dos equipos.

El empate hizo que los bohemios crecieran en confianza mientras que Peñarol comenzaba a ponerse nervioso y a desordenarse. Es más, es cierto que el arquero bohemio se rehabilitó de su error en el primer tiempo y realizó una gran tapada ante Ramon Arias, pero también Wanderers pudo haber ganado si Dawson no le negaba el gol al recién ingresado Lucas Morales.

Aunque los hinchas bohemios festejaron la igualdad ante el grande, Villoldo, el autor del golazo, se iba muy bajoneado porque fue expulsado al final del partido. Y el técnico Eduardo Espinel se lamentaba por haber regalado un tiempo.

“Si hubiéramos jugado desde el principio con la intensidad y la agresividad, bien entendida, que tuvimos en el segundo tiempo, hubiéramos complicado mucho más a Peñarol. Regalamos un tiempo y eso es algo que no puede pasar”, reconoció el coloniense.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)