ARGENTINA

Zabala vivió una pesadilla

El uruguayo Diego Zabala, que juega en Vélez Sarsfield, sufrió un mal momento en la Villa Olímpica del club, donde vive. Lo ataron y amenazaron con un revólver en un robo que duró más de cuarenta minutos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Diego Zabala en Vélez Sarsfield. Foto: Prensa Velez

Diego Zabala, que llegó esta temporada a Vélez, vivió una noche dramática en la Villa Olímpica que tiene el club en Ituzaingó. El volante de 24 años, que estaba durmiendo ahí porque todavía no consiguió departamento, sufrió un robo en el que tres jóvenes de entre 13 y 15 años ingresaron a su habitación, lo ataron y lo amenazaron con un arma.

"Era de madrugada y me desperté porque prendieron la luz donde yo estaba durmiendo. Pensé que era alguien de limpieza y que era más tarde porque cuando se prende la luz y abren la puerta veo una sombra. De repente entraron tres personas y no pensé mal, porque eran muy chicos. Supuse que eran chicos de inferiores, hasta que uno sacó un revólver y ahí me asusté un poco y empezaron a pedirme plata", contó Zabala en diálogo con ESPN Radio.

"Los chicos no sabían adonde habían entrado porque hablaban de lo linda que estaba la 'casa'. Les dije que no era una casa y que había seguridad abajo. Revolvieron las habitaciones y me ataron con cordones de zapatillas. Se iban y venían. Les dije que se queden tranquilos porque yo no iba a hacer nada. Eran muy chicos y no quería reaccionar porque no sabía que podían llegar a hacer", describió.

"Me golpearon suave con el revólver para que me quedara quieto. Me asusté porque no sabía si estaban drogados o algo y me sorprendieron porque estaba dormido. Yo no iba a reaccionar, lo único que hacía era rezar", agregó.

Con respecto a la tarea de los encargados de seguridad, contó: "Escuché dos disparos que fueron de los de seguridad. Después vino uno y me preguntó si estaba bien y me desató aunque yo podía desatarme, pero no quería hacerlo para que no piensen que iba a reaccionar".

"Yo calculo que desde que entraron hasta que vino el seguridad de Vélez pasaron unos 40 minutos. El que estaba con el arma me decía que me quede quieto, que me iba a poner un tiro. Iba y venía. Encontraron la utilería y se querían llevar zapatos. Se me hizo eterna la situación", remató el volante, que por suerte pudo contar su experiencia y no salió lastimado de la situación.

Sin detenidos. Si bien el robo fue frustrado, no hubo detenidos ya que los ladrones escaparon cuando escucharon los tiros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)