Nacional

Una yunta brava

Morgan Martínez junto a Eduardo Ache: un punto de inflexión en la historia de la institución tricolor.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Fórmula. Morgan Martínez es candidato a vicepresidente de la lista que encabeza Ache. Foto: Francisco Flores

Yo ya fui vicepresidente del club; de 2000 a 2003, y un detalle no menor es que en ese lapso Nacional logró lo que no conseguía desde 1971: salió tricampeón uruguayo; y, además, se formó la base de lo que aún hoy son unas divisiones juveniles espectaculares. Aquello fue un punto de inflexión: desde el ‘60 al ‘98 había una predominancia del tradicional adversario, y a partir de ahí se dio vuelta la estadística; en los últimos 15 años la parte deportiva tuvo un vuelco importante".

Cuentas.

Contador, al fin y al cabo, Morgan Martínez saca cuentas y hace un balance rápido de lo que ha sido su gestión en diferentes áreas de la vida de Nacional desde que don Dante Iocco lo incorporó en 1998, y el repaso fundamenta la razón por la cual ahora vuelve a ser candidato como vicepresidente de Eduardo Ache: "Esto se ha dado a través de la yunta que hicimos con Ache para hacer cosas: cuando fui su vicepresidente, me peleé mucho con el Turco, porque no tenemos todos puntos de acuerdo en las formas de hacer, pero sí en el objetivo, que es…hacer".

Ese verbo —hacer— es, en suma, lo que el por segunda vez postulante a la vicepresidencia de Nacional, ahora por la lista 5, maneja como plataforma de su campaña: "Las obras hablan por sí solas, de la experiencia y la conducta que uno tiene, y de la vocación de hacer cosas. Siempre digo que yo en el club empecé en obras, pasé a la directiva, y volví a obras; y ahora pienso volver a la directiva, porque quiero empujar y responsabilizarme de esto que prometimos y por lo que venimos trabajando desde hace muchos años".

Pesitos.

"La obra". Si se trata de Nacional, y particularmente de Morgan Martínez, en la interna del club no hace falta agregar más nada: es el desarrollo revulsivo que ha tenido el proyecto presentado en 2003 por Pablo —su hijo— y Mateo Acosta, aprobado por la directiva, y en desarrollo permanente e impactante desde marzo de 2004. "Fue algo maravilloso, que revolucionó al club, y se hizo en un año, porque en marzo de 2005 inauguramos; y en Nacional todos saben cómo se hizo el Gran Parque Central, yendo a buscar gente, casa por casa, para la venta de los palcos. Como yo le llamo: a lo Nacional, juntando pesito por pesito, entre gente amiga, y después cuidándolos. La etapa encarada en 2015 es un ejemplo claro: reunimos 1.100 personas más de las que ya había, de todos los estratos sociales, que hasta hacen cooperativas para comprar sus palcos en las cuatro tribunas del estadio, y así llegamos a los US$ 10.000.000, una cifra inédita en el Uruguay, algo que no me abruma, pero es una responsabilidad enorme que tengo con la gente que me dice: Te doy la plata".

Rincón.

"Hacer" y "obras". Un verbo y un sustantivo; dos palabras que son el sello de la actividad que ha desarrollado Morgan Martínez en Nacional a lo largo de los últimos 17 años, y que representan lo mismo juntas o separadas. "En 1998, cuando empecé en la Comisión de Patrimonio, traído por Iocco, hacía mucho que el informe de la memoria anual decía: No se hacen obras por falta de rubros. Ahí descubrimos un rincón del Estatuto que decía que si se hacen socios vitalicios, el 70% de lo recaudado debe ir para obras; y así, con esos aportes, se hicieron la concentración y las canchas nuevas. Todo en la misma forma: a lo Nacional, recorriendo empresas de gente amiga, hinchas, a los que les pagábamos una parte en efectivo y la otra con el derecho a ser socios vitalicios. Desde 1967, cuando (Miguel) Restuccia compró Los Céspedes, hasta 1998, pasó igual que con el Parque Central desde 1944 a 2004: nadie había hecho nada".

Morgan Martínez va otra vez junto a Eduardo Ache. En los acuerdos, y también los desacuerdos por las forma de hacer, no sobre lo que hay que hacer, una yunta brava: lo dicen las cifras, no es verso; aunque sea la letra de un tango.

MANOS A LA OBRA.

Tenis.

Martínez fundó la primera escuela de tenis gratuita del país en Artigas: "Fue en 2002, pasaron más de 200 niños, incluso de zonas críticas y del INAU, hoy hay 70, y hasta un crack: Rodrigo Senatore, el mejor del país luego de los Cuevas, es bicampeón uruguayo".

Ciclismo.

En 1993, el N°2 de Ache refundó y presidió el club América: "Con 6 empresarios amigos; cada empresa ponía US$ 500, le pagábamos y vestíamos a los 4 ciclistas y ellos tenían sponsors particulares; aún hoy hay clubes que siguen aquel modelo revolucionario".

Liga.

Julio Jakob, presidente de la Liga Universitaria, debía iluminar las canchas y pagar el viaje al mundial, con el 50% de lo que salía. Martínez logró gratis columnas que UTE desechó para la Avda. Giannatasio, habló con empresas de jugadores de la Liga, y alcanzó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)