VIOLENCIA

Yamila: "Siento que tuve un ángel detrás de mí que me cuidó"

La chica de 22 años era la pareja de Lucas Langhain, asesinado mientras ambos se dirigían a festejar el título de Nacional en 18 de Julio. No habían ido al partido.

Campera de Yamila, pareja de Lucas Langhain
La campera de Yamila, pareja de Lucas Langhain, con la manga rota. Por allí habría pasado la bala.

“No lo puedo creer. La verdad, no sé qué pensar. Siento que tuve un ángel detrás de mí que me cuidó, porque la bala me rozó la manga de la campera y le dio a él, cuando me podría haber pegado a mí”. Yamila tiene 22 años y relata a El País que desde hacía cuatro era la pareja de Lucas Langhain, el joven de 24 años que fue asesinado el domingo a la noche mientras celebraba el título uruguayo conseguido por Nacional.

Ella iba con Lucas en la moto, con él conduciendo a paso de hombre porque iba junto a cientos de hinchas tricolores rumbo a 18 de Julio para continuar las celebraciones que habían comenzado en la sede tricolor, es decir unas pocas cuadras atrás, cuando un disparo de una serie de entre seis y ocho (aún no ha sido determinado por las investigaciones) le quitó la vida al muchacho artíguense que había sido criado por su madre y sus abuelos.

“Veníamos andando en la moto, pero bien despacito”, dice a El País Yamila todavía shoqueada. “Yo tengo mi campera rota y supongo que fue por donde pasó la bala. La verdad que no sé, porque yo estaba detrás de él en la moto”, cuenta mientras intenta revivir en detalle el duro momento.

Está extrañada, porque asegura que nadie involucrado en la investigación se ha contactado con ella cuando es un testigo directo de lo ocurrido, por más que asegura que no vio mucho. “Fue un momento horrible. Escuché las detonaciones y cuando él sintió el disparo tiró la moto, salió corriendo y cayó. Su reacción fue salir corriendo. Yo me desesperé y no sabía qué hacer. Desde el momento que Lucas sintió el disparo ya no hablé más nada con él. Me parece que murió en el acto”.

De acuerdo a lo informado a El País, Lucas recibió un disparo a la altura de la axila en el hemitórax izquierdo y falleció antes de llegar a Médica Uruguaya, a donde fue conducido por los propios hinchas de Nacional que lo asistieron, pues Yamila denuncia que la Policía no quiso trasladarlo y tampoco una ambulancia. “La Policía salió corriendo, pasó una ambulancia a la que los bolsos intentaron parar, pero no quiso detenerse a asistirlo. Por eso la gente lo subió y lo llevó a la Médica. Yo fui con él y dejé la moto tirada”.

La chica asegura no haber visto que algunos hinchas corrieran a quien efectuó los disparos, como trascendió. “Yo no vi nada, sinceramente. De los nervios no vi quién tiró, ni si salieron a correrlo”.

De lo que sí se acuerda es de haber escuchado las detonaciones. “Sentí un disparo y la verdad es que tuve suerte. Ahora tengo la campera acá, que es mía, y no sé a quién llevársela” como prueba.

Lo curioso del caso es que Lucas y Yamila no habían ido a ver el partido al Centenario. Fueron a la sede de Nacional para participar de los festejos espontáneos que se dieron allí y habían iniciado la peregrinación hacia 18 de Julio para participar de las celebraciones más grandes.

“Nos juntamos en la sede, estábamos tranquilos, nos íbamos a festejar con los demás bolsos a 18 y luego nos íbamos a volver a la casa”, cuenta Yamila con voz casi apagada.

Hacía cuatro años Lucas y Yamila vivían juntos en el domicilio de la familia de ella en La Blanqueada. “Cuando volví a casa mi familia no lo podía creer. Mi madre se puso a llorar, por lo que le había pasado a Lucas y supongo que pensando en lo que me podría haber pasado a mí. Pero yo tuve un ángel”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados