TORNEO CLAUSURA

Xisco empezó a ser el goleador que Peñarol fue a buscar

El español llegó a cuatro goles y los hizo todos en los últimos tres encuentros, en los que fue titular y el aurinegro se llevó la victoria.

Xisco
El festejo de Xisco junto a Jesús Trindade luego de marcar el 2-0 de Peñarol a Cerro. Foto: Gerardo Pérez

Que Xisco Jiménez haya entrado en racha goleadora en Peñarol es un gran alivio para muchas partes. Primero y fundamental, para el propio club, que necesitaba de sus tantos para poder salir del pozo en el que se encontraba y vaya si lo hizo.

Segundo, para el futbolista, que había generado gran expectativa pero que en sus cuatro primeros partidos no había convertido.

Y tercero para el gerente deportivo Carlos Sánchez, quien se había jugado una gran parada con él. Luego de lo ocurrido con el colombiano Misael Riascos, el “Tío” Sánchez había quedado en el ojo de la tormenta. Cuando Peñarol perdió a Brian Rodríguez primero y a Darwin Núñez luego, él apuntó a un refuerzo de calidad pero que realmente hiciera diferencia. El elegido, con el aval del técnico Diego López, fue Xisco.

El español, de 33 años, necesitó un tiempo lógico de adaptación que en un Peñarol que venía a los tumbos se le hizo más corto, pero finalmente apareció; y una vez que comenzó a anotar, ya no paró. Su primer gol fue en el triunfo 2-0 sobre Danubio, luego le anotó a Plaza Colonia en el 2-1 y finalmente en la victoria 3-1 sobre Cerro firmó su primer doblete. Tres partidos de titular consecutivos y cuatro goles.

Xisco Jiménez y Agustín Canobbio en Peñarol vs, Cerro
Foto: Gerardo Pérez

Con siete presencias (cuatro desde el inicio) y 345 minutos en cancha, Xisco ha convertido cuatro goles y se ha adueñado del centro del ataque de Peñarol. Aprovechó su momento, ese que se le dio cuando Lucas Viatri se lesionó y ahora parece difícil sacarlo, porque con sus goles llegó el repunte mirasol.

Aunque suele decirse que las comparaciones son odiosas, cumplen su cometido. Viatri, por su forma de jugar, su espíritu batallador y los goles importantes que ha hecho, se ha ganado a la hinchada. Entonces, como además es extranjero igual que Xisco, sirve como punto de comparación. El argentino, con las mismas siete presencias que el español pero con casi el doble de minutos, había anotado solo dos goles. Demoró 13 juegos para llegar a cuatro, los que Xisco hizo en siete.

Esto hace que su promedio goleador sea muy bueno, porque significa que convierte un tanto cada 107 minutos. Claro que si se acota su productividad a los últimos tres encuentros allí ese número mejora sustancialmente: un tanto cada 66 minutos.

Lo importante, además, es que con los goles del español también llegaron los de Peñarol, pues hasta que Xisco comenzó a convertir había hecho 12 tantos en el Clausura. En las últimas tres fechas anotó siete tantos y cuatro fueron del mallorquín.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)