EN EL VIERA

Riolfo apareció al final para dejar a Wanderers escolta

A la espera del partido de Nacional, el bohemio mete presión.

Foto: Leonardo Mainé.
Foto: Leonardo Mainé.

El partido terminó como comenzó: con alegría bohemia. Es que las luces parecían yeta. Wanderers había jugado dos partidos con su nueva luminaria y sumaba una derrota (amistosa) y un empate, hasta que un día cortó la racha.

Es cierto que no la tuvo fácil, porque enfrente tenía a un rival muy complicado como lo es Progreso y además quedó en desventaja de la peor manera, desde atrás y en el inicio del complemento.

Luego del tanto de Manuel Castro, que adelantó a los bohemios, Ignacio de Arruabarrena contuvo un penal que sirvió de poco, porque a la jugada siguiente apareció el tanto del empate de Ignacio Lemmo, el mismo que marcó cuando apenas se iniciaba el segundo tiempo y dejaba al bohemio con la necesidad de empezar a remar desde atrás en busca del triunfo.

De a poco comenzó un murmullo desde la hinchada que se empezó a aplacar en el momento que Emanuel Gularte logró la igualdad a falta de pocos minutos para el final.

A esa altura el partido estaba para cualquiera y así como el gol que desequilibró el partido lo encontró Wanderers, también lo tuvo Progreso en un mano a mano de “Nacho” Lemmo, que tuvo la chance de anotar su hat-trick, pero la pelota terminó en las manos de De Arruabarrena.

Y Wanderers fue, con corazón y también con fútbol, y el gol terminó llegando con uno de los que más quiso durante todo el partido: Diego Riolfo. El mediocampista tomó un rebote desde afuera del área y sacó un potente remate que se coló contra el palo de Sebastián Fuentes, quien poco pudo hacer.

Alegría bohemia y desazón para Progreso, que tuvo todo para volver al triunfo y que se quedó masticando bronca y sumando su sexto partido sin triunfos en este Torneo Clausura.

Si la victoria ante Nacional fue importante, la que consiguió Wanderers ante Progreso fue clave para confirmar el buen momento que pasan los de Espinel y también para quedar, al menos hasta que se juegue el pico entre Liverpool y Nacional, siendo escolta de Peñarol en el Clausura.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º