COPA SUDAMERICANA

Con gusto a poco

Wanderers ganó muy bien, pero pudo haber goleado a Sport Huancayo. 

Wanderers

Ganó merecidamente, por pasajes del partido jugó muy bien (como contra Peñarol) y no recibió goles en contra. Sin embargo, terminado el juego quedó la sensación de que Wanderers pudo haber goleado a Sport Huancayo en el partido de ida de la primera fase de la Copa Sudamericana.

La falta de eficacia y una pésima actuación del árbitro chileno Felipe González (no cobró dos claros penales a favor de los bohemios en el primer tiempo, obvió faltas evidentes, no penó la reiteración de faltas de la visita y se guardó varias tarjetas) hicieron que el 2-0 termine siendo corto, más teniendo en cuenta que la revancha del 18 de abril se jugará con 3.250 metros de altura.

Wanderers presionó a los peruanos en los primeros minutos y lo ahogó en la salida. La línea de tres que había ordenado el técnico argentino Marcelo Grioni rápidamente pasó a línea de cuatro cuando apenas iban 10’, porque Sport Huancayo se veía superado por todos lados.

En apenas seis minutos Wanderers ganaba 2-0 gracias a los goles de Macaluso y del chileno Bravo tras culminar una buena jugada colectiva tras la asistencia de Albarracín, lo que generó un marco ideal para un hermoso Parque Viera, que se estrenó a nivel internacional tras los arreglos.

Los dirigidos por Román Cuello siguieron insistiendo. El juez no cobró dos claros penales a Pastorini y Bravo, y con el paso de los minutos Sport Huancayo se fue acomodando.

En el complemento Wanderers salió decidido a marcar un tercer gol, para viajar con más aire a Perú. Insistió y no se cansó de hacerlo, pero el gol no llegó.

“Nacho” González tomó los hilos del equipo, Albarracín hizo destrozos por la izquierda y Bravo dejó un surco por derecha.

El 10 bohemio se comió un gol hecho a los 47’ tras una jugada de Albarracín, Andueza erró un gol solo tras una pelota quieta, Macaluso volvió a tener otras dos oportunidades y Barreto tuvo su chance al igual que otro mano a mano del 11 albinegro. Pero el arquero Hermoza -además de hacer mucho tiempo- se transformó en figura y evitó la goleada.

En Sudamericana, Wanderers lleva ocho juegos sin recibir goles.

Los bohemios cerraron así una noche casi perfecta en el coqueto Parque Viera, donde la organización del espectáculo se destacó. Para que fuera una noche perfecta sólo faltaron un par de goles.

Wanderers y Sport Huancayo en el Parque Viera. Foto: Marcelo Bonjour.
Wanderers y Sport Huancayo en el Parque Viera. Foto: Marcelo Bonjour.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)