Torneo Clausura

Wanderers no es un cruce cualquiera

“La vida es así”, dijo Bengoechea; yla de Peñarol, con la hinchada tocándole bocina... no está fácil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Sebastián Piriz

Después de perder con Danubio en el Centenario y empatar con Atenas en Maldonado, Peñarol viene en tercera, recorriendo cuesta arriba y con marcha forzada lo que a esta altura es su tortuoso camino hacia la obligada conquista del Torneo Clausura, que es la meta parcial que debe alcanzar para acceder a la definición del Campeonato Uruguayo; y la próxima esquina es… Wanderers.

El cruce, pues, es contra un equipo que va 14°, antepenúltimo, sólo por encima de El Tanque Sisley y Racing, pero que está "camuflado", y que tal vez engaña: este mismo cuadro acaba de clasificarse para los octavos de final de la Copa Libertadores y, en la actividad local, que no atendió con la concentración ideal por su participación a nivel internacional, por algo tiene la segunda valla menos vencida, pues le hicieron nueve goles, sólo uno más que a Danubio, que no en vano es el que suma el mayor puntaje.

En ese sentido, no parece estar de más reparar en lo que dijo ayer Pablo Bengoechea acerca del rival de esta tarde: "Creo que anímicamente llega en su mejor momento en lo que va del Torneo Clausura, logró tener la alegría de pasar de fase, va a jugar contra un grande y por la Copa va a jugar recién dentro de diez días"; a lo que se debe anexar lo expresado por Sebastián Píriz, quien sostuvo que "el partido con Wanderers es vital para estar arriba" y ha anotado tres goles en lo que va del año, algo que en cierto modo representa un indicador de por qué Peñarol viene cuesta arriba, en tercera, a marcha forzada: siendo volante de contención, es el segundo goleador del cuadro, detrás de Urretaviscaya. Esto es. Los puntas no convierten en la medida de lo necesario.

De manera que hoy para Peñarol llega la esquina donde se cruza ese Wanderers que no es cualquier adversario, en el marco de una situación que tiene impaciente a la hinchada aurinegra, que palpita esa urgencia de conquistar el Torneo Clausura, pues se trata de la única opción para entrar después a tallar en la definición del Uruguayo; aunque Bengoechea ayer reflexionó que "el fútbol hoy en día es así… la calle está así: cambia la luz del semáforo, sale la verde, estás distraído un segundo, y ya te tocan bocina y te insultan. Es así la vida hoy en día: estamos todos ansiosos, todos queremos cambiar la vida en un minuto, conseguir un buen trabajo, ganar buenos sueldos… queremos todo muy rápido".

Sí, es cierto , claro; pero, justamente, la realidad es que Peñarol en su camino hacia la ansiada meta, viniendo en tercera, cuesta arriba, a marcha forzada, no llega a un cruce más, sino a uno que tiene semáforo.

En ese sentido, quizá, el panorama es bastante claro: si Peñarol empata esta tarde con los bohemios, sale la amarilla; si pierde, se enciende la roja; y si gana, saldrá la verde, seguirá hacia adelante con mayor convicción que la que mostró al pasar por Danubio en el Centenario y frente a Atenas en Maldonado, y —algo muy importante— calmará la impaciencia de su hinchada.

Todo eso, yendo ya a lo que es esencialmente futbolístico, ante un rival que cuenta con jugadores de muy buen pie y que, en base a la idea innegociable de su técnico, Alfredo Arias, hace de su juego una apuesta que prioriza el buen manejo de la pelota y la llegada al arco adversario.

Así Wanderers le ganó a Nacional y también se ha metido en la elite de los 16 mejores equipos del fútbol sudamericano, lo que no es poco; al contrario: alcanza para que en el camino de Peñarol no sea un cruce más, sino uno peligroso, y hasta con semáforo.

Un recuerdo fresco

Último antecedente: el 18.10.14, Wanderers le ganó a Peñarol por el Torneo Apertura: 2 a 1.

Les fue mal

Migliore, Píriz, “Japo” y Zalayeta jugaron el partido del Torneo Apertura ante Wanderers; hoy son titulares.

Les fue bien

Bueno, Olivera, A. Silva y Albarracín son titulares hoy; también jugaron el partido por el Torneo Apertura.

Perdió la gracia

“Siempre lo mismo: me preguntan por el que no está en el plantel; creo que perdió un poco la gracia”.

VOLANTE: NO SOLO MARCA

Sebastián Píriz es un volante de contención, pero también el segundo goleador de Peñarol, lo que habla de su eficacia, y de las dificultades que afronta el equipo aurinegro en ataque

Jonathan Sandoval

El defensa vuelve al lateral derecho de la retaguardia, luego de haber jugado como volante de contención en el medicampo; la tarea no le resultará fácil y, por buena o lo contrario, hasta puede ser gravitante: el rival llega con profundidad por las bandas.

Nicolás Albarracín

El volante ofensivo tiene personalidad, determinación, potencia, buen manejo, visión de campo de tres cuartos de cancha hacia adelante y, además, remata bien desde media distancia; la defensa rival deberá estar muy atenta para controlarlo.

LAS CLAVES

Las armas

Es el choque de dos cuadros que intentan llegar por afuera y, salvo cuando Peñarol se desespera por un buen resultado, también por abajo; hay que ver cuál impone sus armas, quizá a través de la gravitación de las individualidades.

El temple

Wanderers tiene personalidad, tanto colectiva como individual; y Peñarol también, pero uno de los problemas que muestra el equipo aurinegro es que, cuando su propuesta no da los frutos esperados, entra a jugar con nervios y apurado.

Por arriba

Ninguno de los dos se ha revelado como un cuadro sólido y de total eficacia para el juego aéreo en su área, y en ese sentido, quizá Peñarol lleve una ventaja: parece tener más cabeceadores que Wanderers.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)