entrevista

Está de vuelta: "Un premio a no abandonar"

Tras haberse perdido la Copa América, Darío Ubriaco vuelve a dirigir y lo hace con el partido más importante de su carrera. ¿La preparación? fue con Villa Teresa- Fénix.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ubriaco salvó la prueba física y aribtrará mañana. Foto: A. Colmegna

Dos días después de salvar la prueba física, la misma que lo dejó sin ir a la Copa América, a Darío Ubriaco lo designaron para dirigir el partido más importante de su carrera: la final de la Copa Libertadores. Sin embargo, el árbitro, que es internacional desde 2008, no lo toma como revancha, sino simplemente como una nueva oportunidad.

"Nunca estuve deprimido, sí amargado y un poco caliente. Deprimido no es la palabra. Lo que pasa es que se dijeron muchas cosas. Con el paso de los días nos enganchamos de vuelta. El tiempo pone las cosas donde las tiene que poner", dijo Ubriaco quien aseguró que no se puso nervioso al volver a dar la prueba física. "Y, por suerte, no hubo ningún problema".

Para el juez, no fue sencillo mirar por televisión la Copa América. "Vi los partidos de Uruguay y el de Brasil-Paraguay que hicieron Cunha y los muchachos. Y la terna anduvo muy bien. Los partidos de Uruguay siempre los veo, pero al principio no estaba loco de contento mirando la Copa", admitió.

"Esto lo tomo como una nueva oportunidad. En la vida hay momentos buenos y malos y en los malos hay que levantarse y seguir. Este es un premio al no haber abandonado y seguir adelante", explicó sobre lo que sintió cuando no pudo ir a Chile. "Son frustraciones, pero hay que saber manejarlas. En el momento, instintivamente, cuando sentís una decepción así, bajás un poco los brazos. Fueron solo unos días pensando y se terminó. Hay que dar vuelta la página y seguir adelante. Uno es espejo de los hijos y el mensaje es que cuando uno se cae hay que levantarse y seguir. No hay otra. Punto. Lo que pasó lo pongo por debajo de cosas importantes que tiene la vida".

Cuando perdió la prueba física que lo dejó sin ir a Chile, en la Conmebol querían que le dieran otra oportunidad. Lo que no sucedió. Sin embargo, Ubriaco no cree que se lo valore más afuera que en Uruguay. "No sé si es tan así, pero le agradezco a la Comisión de Conmebol porque siempre me tiene en cuenta".

Ayer Ubriaco se tuvo que ir de apuro para Colonia, para cumplir con sus otras tareas, la de venta y cobranza para una empresa de importación y exportación de productos del mar. "Es que ya estamos trabajando para la temporada que viene", explicó el juez, que adelantó su ida al interior porque hoy viaja a Buenos Aires para arbitrar la segunda final entre River Plate y Tigres.

El árbitro reconoció que se sorprendió un poco cuando lo designaron para la segunda final de la Copa. "Sobre todo porque cuando di la prueba ya quedaban pocos días para las designaciones. Pero por suerte llegó la confirmación", contó.

La segunda final nunca es igual que la primera porque es la definitoria y porque puede tener alargue y penales. "En la segunda, los equipos por obligación, tienen que salir a dejar todo porque no hay otra instancia. En la primera en cambio te podés reservar un poquito o cuidarte un poquito porque faltan 90 minutos, en la segunda hay que jugarse todo", dijo y reconoció que "seguramente es el partido internacional más importante", de su carrera.

Ubriaco llega a dirigir la final de mañana tras tres meses sin arbitrar. Su último partido fue el clásico del torneo Clausura. Pero no es algo nuevo en Uruguay. "Lo de la falta de rodaje es habitual por el poco fútbol que se juega acá, pero por suerte puede hacer algún entrenamiento de fútbol. Además de lo físico pude hacer algo para entrar en ritmo otra vez. Hice el amistoso entre Villa Teresa y Fénix la semana pasada. No es lo mismo porque no se juega por puntos, pero los movimientos son los mismos. Estuvo muy bueno poder hacer fútbol. Porque después, cuando llega el momento de empezar el torneo se olvidan que los árbitros no tenemos entrenamientos de fútbol y nos critican como si tuviéramos todo", explicó.

En las últimas horas, la preparación para un partido tan importante como el que protagonizarán River y Tigres es la misma que para cualquier otro encuentro. "La motivación está, solo hay que estar concentrado, arbitrar con los ojos bien abiertos y disfrutarlo, porque está bueno estar en ese lugar", admitió.

Para Ubriaco, que haya futbolistas uruguayos en la cancha, no cambia nada. "Es como digo siempre, el hecho de conocernos no significa nada. En el partido todos los futbolistas son iguales", concluyó. Y al final, destacó la cantidad de llamados de apoyo que recibió cuando no pudo ir a Chile.

"La tarjeta blanca no sería fácil de aplicar"

Según la reglamentación, a los 45 años debería dejar de arbitrar. "No me estoy preparando para eso, todavía falta. Hoy solo pienso en River-Tigres".

Michel Platini, que seguramente será el nuevo presidente de la FIFA, cree que los jueces no deberían retirarse por edad sino ser evaluados por su capacidad y aptitud física. "Si el árbitro está en buenas condiciones, me parece bueno para seguir volcando la experiencia. Pero depende de cada uno".

Platini también quiere usar una tarjeta blanca, entre la amarilla y la roja, para aplacar las protestas de los futbolistas que saldrían por un rato. "Si es para el bien del fútbol estaría bien. Se jugaría más, pero no sé si sería fácil de aplicar. Acá estaría lleno de tarjetas blancas".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)