PEÑAROL

La vuelta del hijo Pablo

Bengoechea siempre regresó a Rivera, pero ahora con el club mirasol es diferente.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Pablo Bengoechea

El viernes pasado, en Los Aromos, a propósito del partido que Peñarol jugará el próximo sábado frente a Tacuarembó en Rivera, Pablo Bengoechea abrió la puerta de sus sentimientos y confesó que "disfruto mucho cada vez que voy ahí, veo a mi madre, a mi hermano, a mi familia… y ahora es un placer ir a trabajar; como siempre".

Los riverenses que lo conocen desde hace mucho tiempo, incluso las épocas donde jugaba en Oriental y la selección local, antes que en 1985 saliera campeón del interior y se fuera enseguida a Wanderers en Montevideo, saben que no hubo formalidad ni cumplido en la respuesta.

Freddy Silva, periodista de diario Norte y radio Rivera, por ejemplo, es testigo fiel de que "Pablo siente un gran amor por Rivera", y no sólo traza un rasgo firme acerca de su arraigo por el suelo natal al asegurar que "es fronterizo ciento por ciento, le gusta la feijoada y el samba, y nunca oculta su simpatía por Brasil y su pueblo"; recuerda que "cuando se fue para jugar en Wanderers, extrañaba tanto que una vez, con tal de pasar nada más que unas horas acá, llegó a viajar en ómnibus parado todo el trayecto desde Montevideo".

Pasó mucha agua bajo el puente, por supuesto, incluida aquella postal de 1987 que a uno le quedó grabada, del día que hubo que ir por radio Rivera a buscarlo a su casa paterna (ver aparte) después que había salido campeón de la Copa América con "la Celeste": tenía un Fiat 600.

Es más, cuando volvió de España, donde jugó en Sevilla, y antes de ir a Gimnasia y Esgrima de La Plata, el hoy técnico aurinegro vivió en la Torre Primero de Octubre, ubicada en el centro de ... Rivera, como no podía ser de otra manera.

El próximo viernes, el día siguiente al del cumpleaños de doña Mabel Dutra, su madre (ver aparte), Bengoechea retornará otra vez a su ciudad natal con Peñarol, que el sábado jugará en el estadio "Atilio Paiva Olivera", como reflexiona Freddy Silva: "Al otro lado del Parque Alberto y Alías Bouchacourt, donde cuando estaba en el baby de Oriental y lo dirigía Dalidier Chiberriaga, se quedaban los dos horas y horas, después que todos se iban, entrenando tiros libres y cómo pegarle mejor a la pelota; Pablo se perdió unas cuantas clases en el liceo por eso".

Vuelve Bengoechea a Rivera. Con Peñarol. Dos partes muy grandes de su vida. Según Silva, "la muerte de su padre lo afectó mucho, pero igual disputó un partido con Peñarol días después, como explicó, porque es un dolor enorme, jugué porque es una herida sin solución, nunca se cura".

Todo eso está en el fondo de su corazón; y a flor de piel en un nuevo y distinto regreso a Rivera: nada menos que como técnico aurinegro.

Un beso por radio

Pablo Bengoechea nació el 27 de junio de 1965. Cuando jugaba en Oriental, como luego en la selección departamental, con la que salió campeón del interior en 1985, sobre el final de cada reportaje que le hacían en radio Rivera, el jugador se despedía con el mismo saludo: "Un beso para Fanny", hoy la madre de sus tres hijas, y su novia de siempre.

El partido de despedida

Bengoechea se formó en el baby de Oriental, y actuó en Wanderers, Sevilla, Gimnasia y Esgrima, Peñarol y la selección celeste; y el 21 de marzo de 2004 jugó su partido de despedida en el "Atilio Paiva Olivera", donde dio el puntapié inicial con los colores de su club de origen y en el segundo tiempo integró la selección local de 1985, en un cotejo que organizó la Intendencia de Rivera.

La casa y... El "cumple" de la madre

La casa paterna de Pablo Bengoechea está en la excalle Molles, desde 1985 Daniel Fernández Crespo (foto de la cuadra). Hoy, doña Mabel Dutra, la madre de 75 años, cuyo aniversario se cumple el próximo jueves, precisamente reside en otra del barrio Inchausti, a cinco cuadras de la primera, sobre la calle Presidente Viera.

De tierra colorada

En su infancia, Bengoechea se pasaba jugando en el campito "del (colegio) salesiano", en el barrio Don Bosco, cerca de la casa paterna. La canchita "de tierra colorada", postal característica de la frontera, está situada donde fue el Cementerio Central hasta la década de los 50. El periodista Freddy Silva, de diario Norte y radio Rivera, recuerda: "Pablo iba a la escuela 109, frente al salesiano".

Hermano con otro "ADN"

Sergio Bengoechea, el hermano que es cinco años y medio mayor que Pablo, vive en la casa paterna. Distribuidor de productos lácteos, tiene un ADN futbolístico distinto al del técnico de Peñarol: ¡es hincha de Nacional! Cuando el entrenador aurinegro vuelve a Rivera, reside en su apartamento: queda frente a la Plaza Artigas y a la sede del Banco de la República, en Sarandí y Monseñor Vera.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)