EN EL CAMPEÓN DEL SIGLO

Peñarol 3-Nacional 2: Nahuelpan debutó y le dio el clásico al aurinegro con un gol polémico

Penal de Laborda a Tores, lo remató el juvenil Álvarez Martínez, lo atajó Rochet y en el rebote el argentino anotó luego de invadir el área.

Ariel Nahuelpan festeja su gol en el clásico. Foto: Nicolás Pereyra.
Ariel Nahuelpan festeja su gol en el clásico. Foto: Nicolás Pereyra.

Primer tiempo

Siempre en un clásico hay algo en juego. Peñarol era el que tenía más responsabilidades por ser local y estar abajo Nacional y lejos en la Tabla Anual. Lo que está claro es que este es un partido que siempre se quiere ganar. Por eso los técnicos apostaron al ataque.

Tanto Mario Saralegui como Jorge Giordano plantaron un 4-3-3, con algunos detalles tácticos que lo hicieron flexible, pero pensando en el arco de enfrente. Por eso en los primeros minutos ya hubo acciones de gol, como el tiro libre de Urretaviscaya que sacó del ángulo Rochet y un cabezazo de Bergessio que Dawson mandó sobre el travesaño. Pero los goles llegaron.

Peñarol vs. Nacional
David Terans intenta escapar a la marca de Rafa Garcia. Foto: Nicolás Pereyra

Fabricio Formiliano cabeceó con total comodidad a los 28' para anotar el 1-0, David Terans puso el 2-0 a los 37' luego de una llegada hasta la línea de fondo del "Cebolla" y el centro atrás, mientras que Gabriel Neves descontó rápidamente (41') con un remate lejano que se desvió en el camino y descolocó al arquero aurinegro.

El descanso llegó con Peñarol en ventaja y justificada, porque manejó más y mejor la pelota, tuvo mayor dinámica y fluidez en el juego y fue más punzante. A Nacional le faltó profundidad y llegada por las bandas, pero se mantuvo en partido.

Segundo tiempo

Ese gol de Neves fue tan importante que levantó la moral de un Nacional que empató en la primera jugada del complemento. El tricolor fue el que reanudó el partido, un pase profundo del propio Neves puso a correr al Chory Castro, que ganó y mandó el centro para que Santiago Rodríguez maracara.

Habían pasado solo 10 segundos, que apenas habían alcanzado para ver dónde se paraba Alfonso Trezza, que había saltado al campo en sustitución de Rafa García, pasando Mathías Laborda al centro de la defensa y ocupando el lateral derecho el recién ingresado.

Entonces llegó el momento de las polémicas. Nacional pidió dos penales, el primero sin razón (el balón dio en el brazo de Piquerez, pero sin que estuviera ampliando el volumen del cuerpo) y el segundo con razón, ya que un disparo de Cougo dio en la mano extendida de Formiliano cuando el balón se dirigía al arco. Pablo Giménez no lo concedió.

Los técnicos movieron los bancos y sorprendieron. En el caso de Nacional, porque Giordano sacó a Bergessio (entró Emiliano Villar); en el de Peñarol más todavía porque Saralegui decidió colocar al chileno Bravo de lateral derecho por Herrera y a Álvarez Wallace por el "Cebolla".

Llegó la lluvia al Campeón del Siglo y trajo agua y tarjetas amarillas: en un ratito las vieron Bravo en Peñarol, Santiago Rodríguez y Laborda en Nacional; estas últimas por faltas a Facundo Torres, que cada vez que encaró en velocidad ganó o recibió una falta.

Y entre tanto cambio apareció Ariel Nahuelpan. El centrodelantero argentino  hizo su debut con la casaca de Peñarol a los 75 minutos al entrar por Matías Britos.

Apenas entró, Nahuelpan tuvo un cabezazo a las manos de Rochet y luego protagonizó la jugada en la que el aurinegro se perdió el tercer gol, aunque él no fue responsable. A los 81' un contraataque puso a Agustín Álvarez Martínez cara a cara con Rochet, pero el juvenil se pasó de generoso y pasó la pelota al medio para la llegada de Nahuelpan, que no la alcanzó. Pero el argentino tuvo su revancha.

Nueva corrida de Torres, penal de Laborda, ejecución de Álvarez Martínez (¡qué responsabilidad le dieron al botija!), atajada de Rochet y gol de Nahuelpan en el rebote. Iban 87 y Nacional reclamó invasión del autor del gol. Y tenía razón.

Pero las emociones siguieron y el final fue muy caliente. Cabezazo de Sebastián Fernández, atajada de Dawson, contraataque de Torres y patadón de Neves para evitar el cuarto gol, aunque no su tarjeta roja.

Final caliente, con empujones y hasta algún golpe que luego continuó en el vestuario. Peñarol estrenó a Nahuelpan y lo hizo con un gol que valió el clásico.

La previa

Peñarol recibe en el estadio Campeón del Siglo a Nacional en el clásico del Torneo Intermedio 2020. Ambos afrontan el duelo con novedades en sus respectivos titulares. Los aurinegros cuentan con la presencia de Jonathan Urretaviscaya en el ataque. Nacional presenta diversas variantes, algunas por necesidad, otras por decisión técnica

Para los dirigidos por Mario Saralegui, el partido clásico representa la oportunidad de terminar con una alegría un año plagado de tragos amargos entre los que se cuentan el proyecto frustrado de Diego Forlán, los decepcionantes desempeños en el Clausura y el Intermedio y una temprana eliminación de la Copa Libertadores.

El partido ante el tradicional rival es la última oportunidad de los carboneros de sacar algo positivo en limpio a nivel deportivo de un 2020 para el olvido. Un triunfo en un clásico, y más si es holgado, tiene la capacidad de opacar cualquier sinsabor previo. Además, puede significar un fin de ciclo digno para Saralegui, quien termina contrato el 31 de diciembre.

Nacional ha tenido un año mucho más satisfactorio en lo deportivo que Peñarol, pero en este fin de año se enfrenta a una sucesión de partidos bajo presión.

Los tricolores vienen de perder la final del Clausura contra Rentistas, un golpe del que se recuperaron en el Intermedio con una muy buena racha de triunfos al mando de Jorge Giordano, sucesor de Gustavo Munúa. Llega al clásico con el recuerdo fresco de la derrota sufrida a manos de River Plate por la Libertadores, que pone en riesgo una de las ilusiones del año para los bolsos. 

Si Nacional gana el clásico, llegará con un envión emocional a la revancha contra River Plate que se juega en la semana entrante por el boleto a semis de la Copa. Si lo pierde, tendrá que hacer de tripas corazón para afrontar dicho duelo y, además, la final del Intermedio contra Wanderers.

Los de Giordano afrontan este domingo el primero de esos tres partidos que pueden transformarse tanto en tres alegrías como en tres golpes y que ponen a prueba el presente de Nacional. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados