ESPAÑA

Suárez anotó de chilena y Araújo debutó con una roja ante Sevilla

Por la octava fecha de La Liga, con goles de Suárez, Vidal, Dembelé y Messi, el club catalán venció 4-0 al equipo dirigido por Julen Lopetegui.

La chilena Luis Suárez en el duelo entre Barcelona y Sevilla. Foto: Reuters.
La chilena Luis Suárez en el duelo entre Barcelona y Sevilla. Foto: Reuters.

Luis Suárez marcó el camino, con una espectacular media chilena, de la victoria del Barcelona 4-0 frente al Sevilla, y Ronald Araújo tuvo un debut agridulce porque fue expulsado casi al final.

El goleador vio venir el centro de Semedo y la midió mientras ensayaba una de sus jugadas preferidas. Esta vez de zurda, como cuando hizo un gol similar en sus primeras temporadas. El Camp Nou explotó de alegría porque el tanto del salteño rompía con el asedio que el equipo de Julen Lopetegui había sometido a la valla de Ter Stegen. Otra vez los cánticos de “uruguayo, uruguayo” inundaron la noche mientras en la radio local el relator, exultante, lo describía como “un gol de pistolero”.

El Sevilla erró demasiadas ocasiones en los primeros 25 minutos y recibió el castigo culé que en 8 minutos liquidó el partido al ponerse adelante con tres tantos de ventaja.

A los 11, De Jong, el andaluz, avisaba cara a cara con Ter Stegen que volvía, como es su costumbre, a salvar al Barça de un gol seguro. El Sevilla dominaba bien en el campo rival y Fernando, por ejemplo, asustaba desde el aire con un cabezazo apenas por encima. Los tiros de esquina andaluces eran la tarjeta de presentación visitante. Ocampos por la derecha provocaba, en su alianza con Navas, los principales ataques blancos.

Luis Suárez y Lionel Messi celebran uno de los tantos del Barcelona. Foto: AFP
Luis Suárez y Lionel Messi celebran uno de los tantos del Barcelona. Foto: AFP

El Barça navegaba sin rumbo, sin imponer su ley. El sevillista De Jong tenía las mejores ocasiones. Aunque goleador de Holanda en la pasada temporada, con 26 goles, en la Liga seguía inédito y se notaba. como a gol errado, gol en contra. El que no perdona es otro ex Pichichi holandés: se llama Luis Suárez y es uruguayo.

A partir del gol del uruguayo, todo se precipita y el Barça aprovecha que la visita está noqueada y en pocos minutos liquida la contienda.

A los 31, Vidal se anticipa al portero Vaclik que iba en otra dirección a buscar el remate de Arthur. La posición del chileno hizo dudar al árbitro que en primera instancia anuló el gol por supuesta posición adelantada del jugador del Barça. Festejo primero, suspenso después y nuevo festejo cuando el VAR rectificó al juez y validó el 2-0.

Tres minutos después, Dembelé se muestra en todo su esplendor. Amagues, velocidad y dominio de ambas piernas para colocar el 3-0 junto al palo del portero rival.

Una ventaja contundente que no se anticipaba en los primeros minutos del partido.

En el arranque del complemento De Jong vuelve a perdonar ante Ter Stegen después que Arthur pierde la pelota, aparentemente en una falta. El árbitro Mateu Lahoz no pita y el holandés con el alemán vencido la manda al palo. ¿Justicia? Comienza el protagonismo del juez valenciano tan reconocido por su tendencia a dejar jugar como a despertar polémicas en el Camp Nou.
El Sevilla seguía golpeando la puerta del local.

Luis Suárez festeja el tanto que anotó frente a Sevilla. Foto: AFP
Luis Suárez festeja el tanto que anotó frente a Sevilla. Foto: AFP

Messi se iba asomando poco a poco en el partido. Una gran jugada suya a velocidad y dejando rivales culmina con una gran estirada del guardameta Vaclik.

En la banda calentaban Jordi Alba, Rakitic y Busquets, una situación impensable la temporada pasada.

Suárez recibía la amarilla después de resbalar en el área y chocar con un sevillista. El uruguayo protestó el fallo y el árbitro no le perdonó los gestos. Otro fallo que enerva a la tribuna.

De Jong, el del Sevilla, deja la cancha después de demostrar que sigue con la pólvora mojada. El mexicano “Chicharito” Hernández lo sustituye.

Se lesiona Todibo y sorpresivamente el cambio es para el juvenil uruguayo Ronald Araújo. Jordi Alba que ya esperaba su turno en el regreso después de una lesión tiene que esperar. Regresa a la banca bufando y tira el chaleco de entrenamiento. Araújo cumplía un sueño que luego no tendría final feliz.

Ronald Araújo en el duelo entre Barcelona y Sevilla. Foto: EFE
Ronald Araújo en el duelo entre Barcelona y Sevilla. Foto: EFE

Y, a los 78, llega el gol de Messi. De tiro libre. La tercera es la vencida. El cuarto se clava en el ángulo a la izquierda de Vaclik. Esta vez, el festejo es un puño al cielo. Tuvo que consumir 277 minutos para hacer su primer tanto en la Liga. Nada común. Su víctima preferida es el Sevilla: 36 goles en 38 partidos. Pero, lo más importante es que Messi ha regresado.

A falta de 4 minutos para el final reglamentario, un gran pase de Messi habilita la entrada de Suárez que la para de pecho y fusila al golero visitante que alcanza a rechazar e impide la lotería.

Un minuto después en una contra sevillista, Araújo forcejea con el “Chicharito” y el juez valenciano considera que le impide una ocasión clara de gol y lo expulsa por tomarlo de la camiseta. El estadio y los jugadores culés no aceptan la sentencia y menos Dembelé que reclama y también es expulsado. El francés echa por la borda su regreso al primer equipo y ahora estará suspendido.

De pronto el Barça se queda con nueve. El joven uruguayo se retira bajo el aplauso de la hinchada. Su efímero debut, de 15 minutos, lo recordará doblemente.

El partido termina bajo una rechifla contra el árbitro y con la tercera victoria consecutiva del Barcelona, marcada por la gran actuación de Luis Suárez, la recuperación de Messi y la eficiencia de De Jong en el medio del campo culé.

El Barcelona queda a dos puntos del Real Madrid al que recibirá en dos partidos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)