EN EL CAMP NOU

Suárez sentenció la victoria del Barcelona ante el Rayo Vallecano

Los madrileños ganaban desde el minuto 25 con un tanto de Raúl De Tomás, pero Piqué lo empató y Messi puso la ventaja.

Luis Suárez celebra el gol del Barcelona ante el Rayo. Foto: Reuters.
Luis Suárez celebra el gol del Barcelona ante el Rayo. Foto: Reuters.

El Barcelona, con gol de Luis Suárez, ganó 3-1 al Rayo Vallecano después de empezar en desventaja, algo a lo que se viene acostumbrando. Jugaban los extremos de la Liga, el primero y el último. Pero los primeros 45 minutos lo desmintieron, aunque el Barça ejerciera cierto dominio.

El entrenador Ernesto Valverde volvió a colocar a Coutinho y dejó a Dembelé en el banco. Arturo Vidal jugó de Rakitic y tuvo uno de sus mejores partidos desde que llegó al Camp Nou.

El encuentro comenzó con un penal reclamado por el Rayo con Piqué de protagonista al estirar la camiseta del delantero y soltarla a la entrada del área.

Emiliano Velázquez anticipaba al Barça el tono de la defensa visitante con un anticipo a Coutinho que lo hace volar; después le cierra la puerta a Messi en medio del área grande. Sin embargo, se come un caño de Suárez a la carrera. Cuando la grada entonaba su rito independentista del minuto 17, el salteño ensaya su primer tiro al arco que sale cruzado frente a Dimitrievski. El chileno Alexis Sánchez, del Manchester y ex del Barça, observa la jugada atentamente desde el palco.

A los 19, Semedo realiza el primer ensayo de ataque con peligro para la visita que juega con un bloque defensivo muy compacto. No parece el peor equipo visitante de la Liga.

Busquets cruza con un centro y Messi se anima a una peinada que motiva a la tribuna.

Coutinho desperdicia el primero al dejarla débil en las manos del portero. A gol errado… En la réplica, a los 24, Raúl de Tomás se las arregla solo ante tres defensas para vencer a Ter Stegen. Primer tiro al arco, gol del Rayo. Lo hace el delantero cedido por el Real Madrid, que en la espalda luce R.D.T como nombre y lleva 11 goles en la Liga.

Al pie de la media hora, Suárez intenta hacer daño desde la banda izquierda; le hace el segundo túnel a Velázquez y consigue una falta a modo de córner corto. La lanza Messi y Piqué cabecea solo pero afuera. Sería el ensayo del gol del empate pero desde el otro lado de la cancha.

Vidal y Messi organizan una contra. El argentino cede a Suárez que pretende una nueva conexión pero el 10 no llega y todo termina en un tiro de esquina.

Piqué sigue en la cúspide blaugrana: Messi cobra la falta al primer palo y el defensa catalán rompe, de cabeza, el muro rojiblanco. Van 38 minutos. En la tribuna los dos pequeños hijos de Shakira y del culé, que habían entrado a la cancha en la previa para hacerse una foto con el equipo, festejan con ganas. “Piqué, Piqué, Piqué, Piquembauer”, entona la grada, contenta con el empate.

A los 42, Messi borda una jugada en el área a toda carrera pero los visitantes le roban la pelota a dos metros del gol.

La segunda parte empieza muy bien para el líder de la Liga. Penal a Semedo a los 49 y Messi lo convierte en el 2-1 al minuto siguiente, engañando al portero con un zurdazo suave.

El Barça ejerce la presión muy alta y el Rayo Vallecano aguanta el temporal y la tribuna canta viendo el dominio total de su equipo que presagia más goles. El escenario del primer tiempo ha cambiado con la presencia de Dembelé. El 80 por ciento del tiempo la pelota está en la mitad madrileña. Cuando los visitantes rompen la hegemonía, a los 65, logran asustar con un remate a Ter Stegen mostrando que el partido, aunque bajo la égida del Barça, puede complicarse.

A los 67, Suárez es derribado por Velázquez, que se gana la amarilla, cuando el goleador se aprontaba a rematar al borde del área. Messi la coloca en el ángulo pero un defensa la manda a la esquina.

Suárez hace un control orientado en el área aunque su pase atrás no consigue llegar a Coutinho. Una muy buena jugada del uruguayo.
En defensa, el Barça da confianza al Rayo y Piqué reclama a viva voz más atención. Falta un cuarto de hora y los madrileños hilan dos tiros de esquina seguidos.

Suárez se lamenta por no conectar con Messi durante una muy buena opción. Tal vez debió probar al arco. Coutinho deja la cancha y se escuchan silbidos.

El goleador uruguayo tiene un final con alegría. Cierra el partido a los 81, después tocar tres veces la pelota: la primera para Dembelé, luego de recibir de Rakitic, una pared con el croata y adentro. Una jugada que parecía que no terminaba nunca.

Lo que sí terminó fue el partido con el triunfo del local. Suárez inició su recorrido de abrazos con compañeros y rivales, y caminó bastante en la ronda hasta encontrar a Emiliano Velázquez, parado lejos del círculo central. Los uruguayos se abrazaron y conversaron brevemente.

El Barça y el Atlético ganaron y mantienen su pulso.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)