EN EL CAMP NOU

Luis Suárez cambió críticas por aplausos y salvó a Barcelona contra el Inter de Godín

En Champions League el equipo italiano ganaba 1-0 con el tanto de Lautaro Martínez, pero el uruguayo lo dio vuelta con dos golazos.

Luis Suárez en el Barcelona vs. Inter de Milán por Champions
Foto: Reuters

Luis Suárez. Ese que salió silbado por gran parte del público del Camp Nou en el último partido del Barcelona en su estadio le terminó por dar la victoria por la UEFA Champions League este miércoles a los culés en un arduo 2-1 contra el Inter de Milán, que comenzó ganando desde los 2 minutos.

Con un doblete de Luis Suárez, el Barcelona remontó 2-1 un partido de local contra el Inter que se le había puesto difícil desde el comienzo. El uruguayo volvió a los récords de la Champions con dos grandes goles que hicieron explotar a los 86 mil aficionados que llegaron al Camp Nou.

Cuando el público se acomodaba en los asientos, Lautaro Martínez mostraba las cartas y ponía al Inter adelante a los 2 minutos. Un gol que se generaba después de un rebote en el medio de la cancha que tomó al argentino con la defensa culé adelantada. En el cuerpo a cuerpo y a la carrera, le ganó a Lenglet y cruzó de izquierda a Ter Stegen. Como muchos partidos de esta temporada los culés empezaban perdiendo.

El equipo de Conte jugaba con la presión arriba, hombre a hombre, para dificultar la salida del Barça. Eran malas noticias en ese momento: un equipo del Calcio ganando de visitante. A los 14, Griezmann, de cabeza, la mandaba apenas por sobre el horizontal.

El Barça estaba plantado en la cancha del rival pero Lautaro se las arreglaba para tener la caña de pescar preparada, aprovechando los espacios a espaldas de Piqué. Alexis distribuía la pelota a los extremos con intervenciones desde el círculo central aprovechando su velocidad.

Busquets, tiene una buena ocasión desde la media luna pero parece rematar con cierta timidez. Piqué levanta por los aires a Barella, se gana la amarilla.

Messi probó su primer remate al arco a los 24 minutos pero Handanovic se quedó con el disparo. La salida rápida y bien ordenada del Inter, después de recuperar la pelota, ponía a temblar a la tribuna. A los 26, hay un claro ejemplo cuando Candreva logra vencer a Ter Stegen.

Para fortuna blaugrana estaba en offside. Los delanteros del Inter se movían con velocidad y a los espacios. Suárez batalla en el frente con la defensa que encabeza Godín y saca faltas en base a su combatividad.

Diego Godín y Luis Suárez en el Inter de Milán vs. Barcelona en Champions
Foto: Reuters

Como siempre, Ter Stegen tiene la atajada salvadora. Esta vez ante un fuerte cabezazo de Lautaro. El Barça no tiene sorpresas adelante. Lo contrario del Inter que también encuentra en Sensi a otra posible amenaza.

La última jugada de la primera etapa marca un choque en el aire entre Suárez y Godín, que se duelen y luego se reconfortan. Terminan saliendo juntos hacia los vestuarios.

Al arranque, la voz de Conte se escuchaba desde las alturas del palco de prensa ordenando a su equipo. El Barça estaba dispuesto a aprovechar los primeros minutos del complemento. Apuesta a los recursos de Messi, pero el Inter defiende hasta con ocho y está a la expectativa para salir de contragolpe.

El campo se llena de tarjetas amarillas para uno y otro lado. Ingresa Arturo Vidal por Busquets y empieza a cambiar el partido con el dinamismo y la lucha del chileno, acompañado de la buena técnica de Arthur y De Jong.

A los 57 comenzaba a dar resultados el trabajo de Vidal. Suárez la recibe al borde del área después de un centro medido del trasandino. El salteño, que salió silbado por gran parte del público del Camp Nou en el último partido inclina su cuerpo hacia atrás para darle potencia a su derecha. “La marca de la casa, ¡un auténtico golazo!”, dice el relator catalán mientras el estadio grita desesperado el gol. La tribuna agradecía con el coro: “uruguayo, uruguayo”.

Dembelé se hace espacio en el partido a costa de Griezmann y tiene un buen remate en los primeros minutos.

Godín protesta un córner que parece obvio. “¿Qué discute? Es córner”, dice el relator. ”¡Italiano!”, complementa una periodista, pero se corrige: “¡uruguayo!”. “Bueno, en esto es casi lo mismo”, le replican.

Quedan 15 minutos y el Barça sigue buscando el gol de la victoria y pone garra con lo que empuja Vidal. Matías Vecino se queda sin jugar al agotar Conte sus tres cambios con Politano.

Luis Suárez en el Barcelona vs. Inter de Milán por Champions
Foto: EFE

A seis del final, Messi reaparece en escena con sus carreras endiabladas y con la pelota atada. Esta vez no hace el gol pero se lo fabrica a Suárez. El goledor le gana la apuesta a Godín y hace un control que lo pone de frente al arquero. Entonces remata fuerte, de zurda pone el ansiado 2-1. ¿Cuántas veces le habrá hecho esta jugada a su amigo de la selección?

El doblete del salteño es el segundo después del que le marcó al Celtic en 2016, también por la Champions.

Mientras Suárez festejaba sobre la esquina del córner, la tribuna coreaba el nombre de Messi, al que extrañaron mucho en estos tiempos de lesiones rebeldes. El argentino llegaba al partido entre algodones, pero tuvo gasolina para hacer algunas de sus típicas jugadas. Asamoah lo recordará durante varios días.

Luis Suárez fue el hombre de la noche y si había algún culé escéptico con su calidad, el par de golazos les debe convencer de sobra. “Me caracterizo por hacerme fuerte en los momentos difíciles”, declaró el delantero al terminar el partido.

Una formidable síntesis de su desempeño y el de su equipo, especialmente en la segunda parte cuando borró al Inter y defendió su invicto de 33 partidos en el Camp Nou.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)