CRISIS SANITARIA

Vivir la cuarentena en un estadio, el caso de los Perales en España

"Tener tanto espacio es un punto positivo", dice Andy Jr, que vive junto a su padre Andrés en La Rosaleda, el campo de juego del Málaga.

La Rosaleda
La Rosaleda, estadio del Málaga.

Andrés Perales tiene 83 años y, al igual que la mayoría de la población en España, vive confinado debido a la crisis sanitaria por el coronavirus, pero su caso es especial porque su domicilio está en un estadio de fútbol: La Rosaleda, el campo del Málaga CF.

Llegó al club blanquiazul en 1966, cuando existía el ya extinto CD Málaga y, desde entonces ha sido chófer oficial, jardinero, conserje, delegado de campo, vigilante de seguridad e incluso masajista, hasta que ahora, ya jubilado, ha consolidado su hogar en este estadio malagueño.

Acostumbrado a que cada fin de semana unos 20.000 malaguistas entren en "su casa", hoy la vida de Andrés Perales ha cambiado mucho. Vive junto a uno de sus siete hijos, Andrés Jr. 'Andy', que es empleado del club como fue su padre, en un estadio completamente vacío.

Su hogar se encuentra nada más traspasar la puerta de entrada de los vehículos que acceden al recinto, su dirección coincide con la del estadio malaguista, una historia única que convierte a Perales y a su hijo Andy en los fieles guardianes de una Rosaleda desamparada en estos tiempos de alerta sanitaria.

"Lo llevamos bastante bien, imaginamos que al tener tanto espacio es un punto positivo. Somos afortunados dentro del confinamiento, poderlo hacer en un lugar privilegiado. Mis hermanas y yo participamos en la desinfección del estadio, ¡es la limpieza de nuestra casa a lo grande!", así lo explica el propio Andrés Jr. en una entrevista concedida a los medios oficiales del Málaga.

Su padre, a sus más de 80 años, afirma no haber vivido nunca una situación como la actual a pesar de que a lo largo de su vida se han escrito renglones y renglones de historia futbolera y malaguista.

Tanto es así que, incluso siendo embargado el antiguo CD Málaga, Perales y su esposa Antonia siguieron viviendo dentro de las instalaciones del estadio y mantuvo en buen estado el césped. "Fue una temporada dura, no contábamos con ingresos por la incertidumbre del club. Él trabajaba por las noches en un taxi que un amigo le dejaba, así entraba algún dinero en casa. Con el taxi podía comprar gasoil para abastecer a las máquinas del césped. Papá se encargaba de cortarlo y mantenerlo hasta que llegase una nueva directiva. Gracias a Dios todo cambió", relata su hijo.

Dos hombres en una "casa" con capacidad para 30.000 personas y, a pesar de la soledad, su mensaje es optimista y alentador: "Somos malaguistas, siempre remontamos. Mucho ánimo y compromiso, entre todos podremos salir de esta".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados