japón

Viudez puede ser titular en la final

Este martes, a las 7 de Uruguay, River jugará ante Gamba Osaka para sumar otra conquista internacional: la Suruga Bank. Después de 18 años vuelve a jugar en suelo japonés.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: La Nación / GDA.

Con River instalado en la principal ciudad de la Isla de Honsu y la tercera en importancia de Japón, detrás de Tokio y de Yokohama, se abre otra puerta para extender la cosecha internacional millonaria. Es que este martes, a las 7 de la mañana de Uruguay, el conjunto dirigido por Marcelo Gallardo jugará por la Suruga Bank (puede ser la cuarta copa del ciclo del Muñeco) ante Gamba Osaka, ganador de la Copa de Japón.

Luego de una escala de dos días en Fráncfort, donde el plantel se entrenó en un gimnasio para no perder ritmo y para estirar un poco las piernas, el plantel millonario arribó a Osaka con las mismas ganas con las que logró el cierre triunfal en la Copa Libertadores. La intención del "Muñeco", compartida con sus dirigidos, es la de sumar otra estrella a la camiseta, pues como es sabido la Copa Suruga Bank es reconocida oficialmente por la Conmebol.

Uno de los que se especula que estará de entrada en esta final por sumar un título internacional es Gabriel Mercado, ausente en el partido decisivo ante Tigres por acumulación de amonestaciones. El lateral derecho, que ingresaría por Camilo Mayada, reafirmó el deseo grupal que tiene el conjunto de Núñez. "Habiendo otros títulos por el camino, eso solo ya te lleva a tener más ambición. No nos conformamos con lo que se logró. Es bueno, importante, pero ya quedó atrás. Tenemos que mirar para adelante, ésa es la manera de seguir creciendo", aseguró Gabriel Mercado ya instalado en Osaka junto con el resto de los compañeros.

"No tenemos que creernos más que nadie cuando por delante tenemos la posibilidad de seguir cosechando títulos. En la Copa nos fuimos sobreponiendo a muchas adversidades: viajes largos, cancha difíciles, de césped sintético... Fuimos a definir a Brasil cuando nos daban eliminados, definimos una semifinal bravísima con Guaraní y después nos tocó Tigres, uno de los candidatos desde que empezó al Copa. Pero nos fuimos superando y lo ganamos merecidamente", dijo el jugador nacido en Puerto Madryn. "¿Qué fue lo que más me llamó la atención la noche de la final? Lo pesada que era la Copa, tenerla en nuestro poder después de todo lo que la deseamos. Creo que no somos conscientes de lo que vivimos, de lo que hicimos, porque al otro día nos subimos al avión. Con el correr del tiempo vamos a tomar dimensión de lo que logramos...", dijo Mercado, uno de los pilares del plantel millonario.

El probable equipo.

Gallardo no tiene a Rodrigo Mora, uno de los jugadores clave de la campaña en la Copa Libertadores; tampoco a Fernando Cavenaghi, el ídolo que dio por concluida su etapa en River; ni a Lucas Alario el héroe de la noche inolvidable ante Tigres, ese pibe de 22 años que hasta hace un mes era, para algunos desprevenidos, una cara desconocida que llegaba proveniente de Colón. Por eso la fisonomía del equipo campeón de América cambiará y especialmente en el ataque por cuestiones de fuerza mayor.

En este escenario es seguro que se den variantes, y alguna de ellas puede incluir a Tabaré Viudez y a "Pity" Martínez entre los titulares. Habrá que ver quién será el enganche y quién se moverá como media punta en un ataque compartido con Javier Saviola, que no tuvo minutos en la final del miércoles pasado en el Monumental.

Después de 18 años, la camiseta de River vuelve a jugar en suelo japonés. La última vez fue en 1997, cuando cayó por penales con Vélez por la Recopa Sudamericana. Fue un año después de aquel gol de Alessandro Del Piero que le quitó el sueño de levantar la Copa Intercontinental en la recordada final ante Juventus. El partido inolvidable para los hinchas millonarios en suelo japonés fue el 14 de diciembre de 1986, cuando de la mano del "Bambino" Veira como entrenador y con el gol del uruguayo Antonio Alzamendi, River levantó el trofeo Intercontinental, tras vencer a Steaua de Bucarest por 1-0.

El miércoles pasado, en un Monumental desbordante de gente y de euforia, River coronó un año brillante con la obtención de la Libertadores. Con la ambición y el carácter como sello, buscará otra estrella, esta vez ante Gamba Osaka. Con un técnico-líder como Gallardo, hecho a la medida del club, una sensación optimista impregna a los campeones de América.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)