selección

Violetas celestes

Defensor Sporting es el club que más jugadores le aporta a la selección uruguaya. La explicación es el excelente trabajo en las divisiones formativas del club, que lleva ya 30 años

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Violetas celestes

Nueve de los futbolistas que fueron reservados para los dos partidos de Eliminatorias frente a Argentina y Paraguay se formaron en la cantera de Defensor Sporting. Martín Silva, Martín Campaña, Maximiliano Pereira, Martín Cáceres, Gastón Silva, Mauricio Lemos, Diego Laxalt, Álvaro González y Diego Rolan se criaron en el club del Parque Rodó, con la salvedad de que este último finalmente se lesionó y no vino. Tampoco pudo estar Giorgian De Arrascaeta, otro nacido en Defensor Sporting y que suele ser convocado por Tabárez, pues recién reapareció tras una lesión.

El arquero Martín Campaña se crió en filas violetas pero debutó en Primera en Deportivo Maldonado. Pasó por Atenas y Cerro Largo y regresó al club entre 2013 a 2015 y fueron sus buenas actuaciones en el arco de los de Punta Carretas que le posibilitaron ser convocado a la selección y dar el salto al fútbol argentino.

Nada es casualidad. Los violetas tienen dos grandes virtudes: el excelente trabajo que hacen en formativas apuntando al desarrollo integral de sus jugadores y la oportunidad que se le da a los juveniles en Primera División.

“La explicación es el proceso de formativas que se lleva adelante hace muchos años. Un proyecto que apunta a la atención integral de los futbolistas y que cuenta con una casita donde viven 30 chicos y donde se le da mucha importancia a los estudios”, explicó Daniel Jablonka, el presidente de Defensor Sporting.

“PROFE”.

El año 1988 parece ser el punto de partida. El presidente de entonces, Eduardo Arsuaga, se dio cuenta de la importancia que tenía formar jugadores propios y a eso apuntó. En ese momento se creó la famosa escuelita del profesor César Santos. El “Profe” estuvo más de 30 años al frente de la escuela y por ella pasaron todos los que hoy integran la selección de Tabárez.

Santos ya tenía historia en el club, dado que había formado la dupla técnica con el profesor José Ricardo De León cuando los violetas conquistaron el primer título Uruguayo para un equipo “chico” en 1976. Pero fue en la escuela donde Santos cobró una singular importancia. Su cara era la primera que veían los jovencitos al llegar al club. Y hasta se tomaba el tiempo de revisar las notas de sus jugadores, porque si no eran buenas hablaba con los niños y con sus padres. Y si no mejoraban los hacía esperar. Es que Santos tenía claro que los jugadores que llegan a triunfar en el fútbol son muy pocos y que por lo tanto había que estudiar y prepararse para otra cosa.

Debido al gran trabajo del club en formativas, de a poco los niños, al terminar el baby fútbol, comenzaron a elegir Defensor Sporting aun dejando de lado sus corazones, que en la mayoría de los casos pertenecían a alguno de los dos grandes.

Pero no todo es mérito de Arsuaga y de Santos. Muchos años antes, durante la presidencia de Luis Franzini, se adquirieron las primeras hectáreas del complejo Pichincha, hoy ampliado y bautizado Eduardo Arsuaga. Allí entrenan a diario y compiten las divisiones formativas violetas.

“Además, el club apuesta a darle oportunidades a los jóvenes en el primer equipo. Por eso cuando se hablaba tanto del lateral que debía llegar para sustituir a Zunino yo estaba tranquilo por lo que teníamos en casa. Y lo mismo cuando se fue ‘Maxi’ Gómez y explotó Carneiro. Y cuando se fue Bueno y apareció Pablo López. Siempre hay ocho o 10 futbolistas en el plantel principal que son nacidos en el club. Aunque no desconocemos la importancia que tienen hoy el ‘Coto’ Correa, Mathías Cardacio, Matías Cabrera y Guillermo Reyes, porque tampoco se puede jugar solo con juveniles”, explicó Arsuaga.

El martes la selección uruguaya Sub 18 empató 2-2 en Chile ante su similar local. Los goles celestes fueron convertidos por Facundo Batista, un delantero criado en el club que ya he tenido sus primeras experiencias con el plantel de Eduardo Acevedo.

Nada es casualidad. El trabajo de 30 años da sus frutos y Tabárez lo aprovecha.

SABER MÁS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)