Desde el Arco

La violencia está en nosotros

Bengoechea se fue del Franzini bajo una lluvia de insultos tras la derrota con Defensor y el sábado, bajo una lluvia de aplausos que bajaron desde el Palco, donde los dirigentes reconocieron el esfuerzo de todos para sacar adelante un partido duro, difícil ante Fénix.

JOSÉ MASTANDREA

Los hinchas de River insultaron a Carrasco, a los jugadores y a los dirigentes. Tanto, que el propio Renzo Gatto, presidente del club, publicó una carta "dolorido" por lo que había acontecido.

A Ostolaza ya no le bancaban ni un estornudo en la tribuna de Racing, y en Liverpool no le perdonan nada al ingeniero Verzeri. Pero con las victorias, el ánimo de los (malos) hinchas cambia.

Son las reglas de juego, pero no por eso hay que mirar para el costado ante la ola creciente de violencia que parte desde las tribunas cuando no se dan los resultados.

El domingo, sin ir más lejos, los hinchas de Danubio emboscaron y apedrearon a los buses que llevaban a los parciales de Defensor. Otra vez las corridas, las agresiones y el mismo verso de siempre.

Pero hay otro tipo de violencia, apañada por todos: por ejemplo, la decisión de la directiva violeta de darle el vestuario de árbitros a todo el plantel de Peñarol. Eso también genera violencia. ¿O no?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)