MERCADO

Lo que el viento se llevó: los equipos que no pudieron armar Nacional y Peñarol

El sufrimiento de no poder ser lo que alguna vez se fue tiene como principal argumento el no haber tenido el poder económico para sostener un once durante un largo tiempo.

Peñarol llega mejor, pero Nacional viene en racha. Foto: Archivo El País
Los grandes y un sueño copero que sigue estando muy lejos.. Foto: Archivo El País

Las Copas continentales ganadas por Peñarol y Nacional engrandecieron al fútbol uruguayo. Lo colocaron en un sitial muy alto. América toda respetó sus colores y a sus jugadores. Las hazañas deportivas, los resultados heroicos son y serán inolvidables. Hoy volver a ese hermoso lugar de privilegio no es sencillo. La distancia con el éxito lo confirma, desde 1989 ningún capitán tricolor o aurinegro volvió a levantar con sus manos un trofeo continental.

Para que ello ocurra, no es que haya faltado coraje ni ganas, ni que se resigne de antemano la posibilidad de competir con entusiasmo por alcanzar el punto más alto en Sudamérica. Lo que ha hecho que el sufrimiento del no poder ser lo que se era sea tan extenso es el mundo actual. El poder económico de algunos, la necesidad de vender de otros.

La imposibilidad de construir un equipo sin apremio, proyectándolo en dos o tres años, para que la savia nueva se acople a la camada experiente, para que los fichajes sean buenos y oportunos, es el gran viento de tempestad que no deja avanzar hacia el objetivo.

Muy distinto sería el panorama si a lo largo de este tiempo se hubiese podido armar equipos con los grandes jugadores que se formaron en ambos clubes o que pasaron por ellos. Y sin que hubiese necesidad de recurrir a jugadores extranjeros.

un once

Lo que hubiese podido armar Nacional

Luis Suárez festejando un gol en Nacional. Foto: archivo El País.
Luis Suárez festejando un gol en Nacional. Foto: archivo El País.

Nacional, muy vendedor en el siglo XXI, se perdió la gran oportunidad de ir conjuntando grandes valores en diferentes puestos para terminar de construir un equipo altamente competitivo. El juego periodístico permite hacerlo.

Fernando Muslera (Galatasaray)
Erick Cabaco (Getafe)
Sebastián Coates (Sporting de Lisboa)
Diego Godín (Inter de Milán)
Matías Viña (Palmeiras)
Matías Vecino (Inter de Milán)
Christian Oliva (Cagliari)
Nicolás Lodeiro (Seattle Sounders)
Tabaré Viudez (Olimpia)
Luis Suárez (Barcelona)
Nicolás López (Tigres)

Suplentes: Rodrigo Muñoz  (Cerro Porteño), Rafael García (Colón), Mathias Olivera (Getafe), Mathias Abero (Patronato), Gastón Pereiro (Cagliari), Santiago García (Godoy Cruz) y Rodrigo Aguirre (Liga de Quito).

un once

Lo que hubiese podido armar Peñarol

Federico Valverde jugando en Peñarol. Foto: Marcelo Bonjour.
Federico Valverde jugando en Peñarol.

Peñarol, en tanto, se hubiese visto muy potenciado en los últimos años si le hubiese sido posible resistir el embate de los empresarios y los clubes del exterior para retener a muchos de los fenómenos que supo tener en sus filas. Gracias al juego periodístico también se puede armar un gran equipo.

Sebastián Sosa (Monarcas Morelia)
Matías Aguirregaray (Al-Fateh)
Gerardo Alcoba (Tigre)
Carlos Rodríguez (Liga de Quito)
Lucas Hernández (Atlético Mineiro)
Nahitan Nández (Cagliari)
Federico Valverde (Real Madrid)
Gastón Ramírez (Sampdoria)
Brian Rodríguez (Los Ángeles FC)
Gabriel Fernández (Celta de Vigo)
Darwin Núñez (Almería)

Suplentes: Damián Frascarelli (Deportivo Aucas), Jonathan Sandoval (Argentinos Juniors), Alejandro Silva (Olimpia), Mathias Corujo (Sol de América), Sebastián Cristóforo (Eibar), Hernán Novick (Sol de América) y Diego Rossi (Los Ángeles FC).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados