FÚTBOL

Un viejo duelo: el único clásico entre el "Cacique" y "Leo" Ramos

Por el Clasificatorio 2004, los actuales técnicos de los grandes se vieron las caras en versión de jugadores. Fue la única vez. El zaguero aurinegro tuvo la misión de intentar contener al goleador tricolor. ¿Cómo terminó el partido? ¿Qué evaluación recibió cada futbolista?

Foto: archivo El País.
Con todo. Ramos y Medina pelean la pelota por los aires en un clásico que fue muy disputado. Foto: archivo El País.
De cerca. “Leo” debió marcar al goleador del torneo y lo hizo de buena forma: lo anuló y dejó a Nacional sin su arma más importante. Foto: archivo El País.

Solo una vez se cruzaron en un clásico como futbolistas. De hecho, fue el único que pudo disputar Leonardo Ramos en su estadía como jugador de Peñarol. En esa oportunidad, tuvo la difícil misión de intentar marcar a Alexander Medina. El “Cacique” recién había desembarcado en Nacional y estaba pagando con creces en una temporada que finalmente lo tendría como el máximo artillero del Uruguayo con 26 gritos.

El partido clásico no llegaba con la expectativa de otras oportunidades. Es que Danubio, que luego terminará siendo campeón, había sacado una ventaja grande y ambos habían quedado relegados en la pelea. Era solo por el honor.

¿Cómo terminó el choque? En empate, sin goles y con pocas emociones. “Fue malo, o no fue bueno, mejor dicho, porque se han visto clásicos peores en el pasado. Este, siendo impreciso, de escaso volumen técnico por ambas partes, al menos tuvo ritmo, dinámica. Y, aun cuando hubo un dominio casi unilateral de Peñarol en la mayor parte del trámite, al final la emoción subió de golpe a niveles más acordes a las circunstancias. Nacional, con inteligencia y garra durante 37 minutos con un jugador menos que su adversario, tiró un último zarpazo con que pudo haber logrado el gol del triunfo, antes de que la incidencia, tras un par de rebotes, fuera invalidada por el árbitro”, analizó el periodista Jorge Savia en su crónica de la edición de El País del lunes 14 de junio. Los dos se fueron con la misma sensación: gusto a poco.

Yendo al mano a mano entre ambos, Ramos cumplió una buena labor y fue calificado con seis puntos. “Empezó vacilante. Con el correr del partido, ayudándose con algunas faltas, se fue afirmando”, señaló el diario sobre su actuación. A Medina, en tanto, le tocó estar del otro lado de la vereda. No fue una de sus mejores tardes y fue puntuado con un 4. “Nunca bajó los brazos, pero careció de la explosión de otras oportunidades. Su descargo es que faltó alguien que le generara fútbol o lo acompañara”.

Ahora como entrenadores tendrán su segundo round. “Leo” dirigió tres clásicos desde su llegada al club (un empate, una derrota y un triunfo) mientras que Medina tendrá su debut en Primera División. En Tercera, disputó tres encuentros y se fue victorioso en todos. Hoy recién se volverán a ver la caras. El fútbol esperó 14 años para volver a ponerlos frente a frente y, curiosamente, les dará dos clásicos en una misma semana.

Además. Pasó más de una década y mucha agua bajo el puente, pero curiosamente otros protagonistas de aquella jornada también se repiten. Fernando Machado, actual ayudante técnico del “Cacique”, fue titular y vio la roja a los 53 minutos. “Carlos Bueno me metió una plancha y yo reaccioné porque no me iba a dejar pasar por arriba por este muchacho. Al principio, y para todos, era foul y tarjeta amarilla para él. Sin embargo, la jugada terminó con roja para mí”, confesó tras el clásico.

Del lado aurinegro, el que repetirá es Cristian Rodríguez. El “Cebolla”, entonces de solo 18 años, fue uno de los puntos más altos de ese partido. “Fue una pena, esa es la verdad. Lo pudimos haber ganado, pero no se nos dio. El equipo hizo todo para quedarse con el triunfo, pero no concretamos. Lo buscamos, lo tuvimos, pero no pudimos llegar al gol”, declaró el lacacino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)