GALERÍA

Dos vidas a pura nostalgia

Guillermo Moratorio y Uriel Cancela son dos coleccionistas de camisetas y son dueños de gran parte de la historia del fútbol uruguayo.

Guillermo Moratorio, coleccionista de camisetas de Nacional. Foto: Francisco Flores
Guillermo Moratorio, coleccionista de camisetas de Nacional. Foto: Francisco Flores
Guillermo Moratorio, coleccionista de camisetas de Nacional. Foto: Francisco Flores
Guillermo Moratorio, coleccionista de camisetas de Nacional. Foto: Francisco Flores
Guillermo Moratorio, coleccionista de camisetas de Nacional. Foto: Francisco Flores
Guillermo Moratorio, coleccionista de camisetas de Nacional. Foto: Francisco Flores
Uriel Cancela con la camiseta de la Copa Libertadores 1987. Foto: Fernando Ponzetto.
Uriel Cancela con la camiseta de la Copa Libertadores 1987. Foto: Fernando Ponzetto.
Uriel Cancela con la camiseta de arquero de la Copa Intercontinental1987. Foto: Fernando Ponzetto.
Uriel Cancela con la camiseta de arquero de la Copa Intercontinental1987. Foto: Fernando Ponzetto.
Uriel Cancela con la camiseta de Fernando Morena con el número 500. Foto: Fernando Ponzetto.
Uriel Cancela con la camiseta de Fernando Morena con el número 500. Foto: Fernando Ponzetto.
Uriel Cancela con una camiseta de 1934. Foto: Fernando Ponzetto.
Uriel Cancela con una camiseta de 1934. Foto: Fernando Ponzetto.
Colección de camisetas de Uriel Cancela. Foto: Fernando Ponzetto
Colección de camisetas de Uriel Cancela. Foto: Fernando Ponzetto

La tela no es la mejor para hacer deporte. Actualmente, si a un futbolista se la dan para jugar un partido seguro sienta la diferencia. Pero la camiseta que Uriel Cancela tiene en sus manos, de Peñarol y con el número 500 en la espalda, es admirada por cada hincha del club y fanático del fútbol.

La casaca perteneció a Fernando Morena y fue un regalo especial de Washington Cataldi, en un partido jugado entre Rayo Vallecano y Peñarol en el estadio Centenario. “Che, esta no la tengo ni yo”, cuenta que le dijo el “Nando” una vez que se encontraron en una charla en la que exhibió uno de sus tesoros más importantes. Es lo que tiene ser coleccionista de camisetas: también es ser dueño de la historia. Para ellos la Nostalgia no es solamente un día, como para los uruguayos que saldrán esta noche a bailar, sino que la viven asiduamente al repasar sus colecciones.

Uriel Cancela, al igual que Guillermo Moratorio, son dos treintañeros que tienen la misma pasión y viven rodeados de recuerdos. Ambos coleccionan camisetas de los clubes de sus amores, Peñarol y Nacional, además de los más variados artículos de deportes, desde medallas hasta revistas.

Con cerca de 300 camisetas cada uno, son dos de los máximos coleccionistas de clubes que hay en Uruguay. Este fenómeno ha ido creciendo a lo largo de los años y actualmente, con las redes sociales y otras facilidades que brinda el internet, se está haciendo más fácil de llevar adelante.

“Para mi es algo normal, pero hay gente que viene y no puede creer que tenga una de Spencer, por ejemplo”, cuenta Cancela. “Para mi es especial tener algo que estuvo en la cancha defendiendo a Nacional”, analiza Moratorio. Una de las particularidades que tienen los dos coleccionistas, tal como lo aclara Moratorio, es que las camisetas que componen su larga colección son exclusivamente utilizadas en algún partido, no hay ninguna que sea comprada en una tienda.

Para lograr conseguir este tipo de camisetas las estrategias son de lo más variadas. Desde contactarse con jugadores, familiares, periodistas o pasarse datos entre coleccionistas. Cancela, por su parte, tiene una forma de seducción que a veces sirve. “A veces voy al estadio con la camiseta nueva, con etiquetas y todo. Si hay alguno con una camiseta que me guste les pregunto si le sirve hacer el cambio”, cuenta entre risas.

Cualquier futbolero hincha de esos equipos, si se encuentra dentro de una de estas habitaciones, seguramente se vería tentado a tomar alguna de las camisetas y usarla, ya sea para ir a alentar a su equipo o para jugar un fútbol entre amigos. Para los coleccionistas esto es un pecado y la respuesta es contundente y con un final prolongado, como diciendo una obviedad. “¡Nooo! No se usan”, responden.

Cancela, a pesar de todo, si uso dos camisetas de su colección en dos oportunidades. “Una vez sola use una camiseta del 88, amarilla, la lleve al estadio y la gente me preguntaba. También durante la Copa Libertadores de 2011 use la de 1987 del “Zurdo” Viera. Apenas terminaba de usarla ya la lavaba y la guardaba. Fue una especie de cábala”, contó.

La “edad” de las camisetas no es un rasgo que le de prestigio sino que también la cantidad de veces que una camiseta fue usada marca su importancia. Nacional, en el año 2009 en Paraguay, usó una camiseta solamente para ese partido y es casi inconseguible.

Igualmente los coleccionistas, al nombrar cuales son sus “selladas”, no se separan de las de jugadores históricos o algunas particulares del pasado.

“Si tengo que elegir de las más dificiles que tengo está la de la final contra Panathinakos del 71, una de ‘Cococho’ Álvarez y otra de Celio, usada en la Libertadores del 67”, cuenta Moratorio.

Cancela, por su parte, tiene algunas de jugadores históricos pero opta por otras que lo hicieron conocer más la historia de los aurinegros. “Hay camisetas que si no conseguís muchas veces no sabes ni que existían. Investigué una que supuestamente se había usado ante Inter de Bratislava en 1971. Hasta que no la conseguí no sabía ni como era. También hubo una naranja usada en 1975 frente a otro equipo que se llamaba Peñarol, en La Coruña, que la compraron ahí mismo en una tienda local, esa la conseguí con un dirigente. Otra que tengo es una roja, usada ante Atlanta en 1959, cuando debuta Spencer. Como las camisetas eran similares usaron esa para diferenciar”.

Con pilas de camisetas y percheros llenos, ambos se pierden cuando empiezan a rememorar historias. Guillermo y Uriel, seguramente la Noche de la Nostalgia, la vivirán entre recuerdos futboleros.

Nacional 1980. Más clásico que escuchar a Barry White

Si de Nostalgia se trata, nada mejor que recordar al Nacional Campeón de América de 1980. Venció a poderoso Inter de Porto Alegre en finales inolvidables: Rodolfo Rodríguez; José Hermes Moreira, Juan Carlos Blanco, Hugo de León, Washington González; Víctor Espárrago, De la Peña, Luzardo; Alberto Bica; Victorino y Morales. Juan Mugica, fue el DT al que apostó Don Dante Iocco.

Peñarol 1982. Con la fuerza y el ritmo de los Bee Gees

Peñarol venció a Cobreloa en Santiago 1-0 con gol de Fernando Morena y conquistó la Copa de 1982. Gustavo Fernández, Walter Olivera, Nelson Gutiérrez, Víctor Diogo, Juan Vicente Morales, Miguel Bossio, Mario Saralegui, Ernesto Vargas, Jair Gonçalves, Fernando Morena y Venancio Ramos. El equipo era dirigido por Hugo Bagnulo, lograba su cuarta Libertadores.

Peñarol 1987. Copado con la Libertadores y Michael Jackson

Se le llamó “el Peñarol de los milagros” por el agónico gol de Aguirre en el minuto 119 del alargue. Peñarol derrotaba al América de Cali en Santiago al ritmo de Michael Jackson y su disco Bad. E. Pereira; J. Herrera, M. Rotti, O. Trasante, A. Domínguez; E. Da Silva, J. Perdomo (J. Goncalves), R. Viera; D. Vidal (J. Villar), D. Aguirre, J. Cabrera. El entrenador, Oscar W. Tabárez.

Nacional 1988. Llegó la Copa junto a los éxitos de Phil Collins

La música de Phil Collins marcó toda una época y sus temas eran furor a fines de los ‘80, cuando Nacional ganaba, su tercera Libertadores. El tricolor venció a Newell’s en Montevideo (3-0) y ganó la Copa: J. Seré, P. Saldaña, F. Revelez, H. De León y C. Soca; Y. Lemos, J. Cardaccio, S. Ostolaza y W. Castro (H. Morán); E. Vargas (D. Carreño) y J. De Lima. El DT, Roberto Fleitas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º