TORNEO APERTURA

Victoria Nacional

Rodrigo Aguirre entró, marcó un doblete y dio vuelta el partido para que Nacional derrote a Danubio por 2 a 1. El tricolor es único líder.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Foto: Marcelo Bonjour.

Cjómo no va a gritar ese segundo gol Martín Lasarte de la forma que lo gritó? ¿Cómo no va a festejarlo con los puños apretados? Si Nacional dio vuelta un partido a pura personalidad, si le ganó de atrás a Danubio, si cortó una racha adversa y mantuvo su invicto en casa... Era para festejarlo, para gritarlo con alma y vida, para disfrutarlo después de sufrir un encuentro que se le hizo cuesta arriba en el cierre del primer tiempo, cuando los de la franja se pusieron en ganancia con un golazo de tiro libre de Lucas Olaza.

Pero Nacional sigue siendo el campeón. Y lo volvió a demostrar en una noche complicada. Porque empezó abajo en el tanteador, porque el partido se desdibujó, porque se habló más de lo que jugó, y porque perdió a Porras, uno de sus bastiones en el mediocampo.

Danubio siguió siendo fiel a su estilo. Con Pablo Rodríguez al frente del plantel, apostó a la pelota al ras del piso, a la tenencia, a buscar siempre desde el fondo el hueco o la posibilidad para incomodar a su rival. Y lo logró en la primera media hora.

El encuentro tuvo sus momentos de alta tensión, porque se jugó con pierna fuerte y hubo faltas que se reclamaron de todos lados, como la que hizo “Rafa” García en perjuicio de Jonathan Dos Santos dentro del área y Daniel Fedorczuk no pitó.

Después hubo otras, más duras en el medio. Y también al borde del área, como la que cometió en propio “Rafa” a Dos Santos y ambientó el tiro libre (conversadísimo) que terminó en el gol danubiano.

La pegada de Olaza fue estupenda, y se coló en el ángulo superior izquierdo de Conde, que voló pero no llegó.


Fue difícil de dirigerir y si el clima en la cancha estaba caldeado, se calentó más.

El tramo final fue a puro vértigo. Y en un pique que dio el árbitro, Kevin Ramírez no cedió el balón. Corrió hasta el área y fue fauleado.

Hubo más recriminaciones, y más revuelo. El duelo verbal entre Porras y Agustín Peña terminó con la expulsión de ambos y aumentó la presión desde las tribunas. El Parque era un calderín.

El segundo tiempo ya fue otra cosa. Porque Danubio no pesó. No fue el mismo y pese a que el ingreso de Grosmüller le dio pase y tenencia, no lastimó, no llegó al arco de Conde.

Nacional, por el contrario, fue una tromba. Lasarte apeló al banco, en donde tiene ahorros de sobra.

Rodrigo Aguirre, determinante, fue factor clave en la reacción. Hizo los dos goles del tricolor cuando el panorama no era el mejor. Y Ligüera, como siempre, tuvo la claridad necesaria para ver lo que nadie ve, para leer el partido y armar las llegadas con las que Nacional dio vuelta el partido y hasta pudo ganarlo por más.

Los últimos 15 minutos fueron a toda euforia. Adentro y afuera de la cancha. Por la victoria, por la forma, por el invicto en casa, y por esa racha adversa que llegó a su fin.

Lasarte saca ventaja: sabe lo que tiene

Los cambios de Martín Lasarte fueron decisivos para el triunfo de Nacional. Es que el entrenador tricolor volvió a hacer uso del rico plantel que tiene, pero también a elegir bien las piezas: cómo y cuando utilizarlas. Luego de la expulsión de Gonzalo Porras, en el entretiempo el técnico le dio la orden a Sebastián Rodríguez para que ingresara a jugar el complemento y el volante no defraudó.

Más tarde, a los 62’, el entrenador mandó a la cancha a Rodrigo Aguirre por Sebastián Fernández y el delantero terminó siendo la figura excluyente: hizo los dos goles.

También entró Martín Ligüera, quien sabe manejar los tiempos de los partidos cuando le toca entrar y la de anoche no fue la excepción.

Una vez más, Lasarte demostró saber utilizar a los jugadores en el momento indicado en un partido que no se presentaba fácil para Nacional.
Los futbolistas respondieron y el tricolor se quedó con dos puntos más que importantes para quedarse como único puntero del Apertura.

Tras el encuentro y en conferencia de prensa, Lasarte destacó el trabajo del equipo, sobre todo en la defensa: “Arismendi está dando una mano muy grande y respondió y Rafael García volvió a tener un gran partido, algo que a veces no se dice mucho. Tuvo un orden extraordinario y una agresividad bien entendida que nos hizo más sólidos en el segundo tiempo”. Con respecto a cómo va a suplir las bajas contra Plaza Colonia, el técnico cerró diciendo que “ahora lo que quiero es estar en casa con los míos. Falta mucho para el fin de semana”.

​NACIONAL 2-1 DANUBIO

Estadio:
Gran Parque Central

Árbitro: Daniel Fedorczuk. Asistentes: Miguel Nievas y Agustín Berisso. Cuarto árbitro: Pablo Giménez.

Nacional: E. Conde; J. Fucile (70' M. Ligüera), R. García, D. Arismendi, A. Espino; S. Romero, G. Porras; S. Fernández (62' R. Aguirre), B. Lozano (46' S. Rodríguez), K. Ramírez; H. Silveira. DT: M. Lasarte

Danubio:F. Cristóforo; A. Peña, M. De Los Santos, L. Fernández, D. Malrechauffe; I. González (52' C. Grossmüller), R. Fernández (81' G. Zarfino), R. De Oliveira, L. Olaza; J. Dos Santos (65' E. Ghan) y J. M. Olivera. DT: P. Rodríguez.

Goles: 42' L. Olaza (D), 73' R. Aguirre (N), 82' R. Aguirre (N).

Amarillas: 31'R. Fernández (D), 38' R. García (N), 41' D. Arismendi (N), 41' R. De Oliveira (D), 45'L. Fernández (D), 48' S. Romero (N), 79' R. Aguirre (N), 92' E. Ghan (D).

Rojas: 45' A. Peña (D), 45' G. Porras (N).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados