EL ANÁLISIS

Víctimas de daños colaterales

Los reglamentos están y hay que cumplirlos. Esa debería ser la norma, aunque la experiencia marca que muchas veces no se mide con la misma vara. Como sea, la decisión de la Comisión Disciplinaria de aplicar una medida cautelar y cerrar las puertas para el partido entre Sud América y Peñarol puede ser polémica, pero acertada.

DANIEL ROSA

Lo primero que hay que salvaguardar es la vida humana y permitir público aurinegro solo abriría la puerta a represalias y con ello a más violencia. Hasta ahí, nada para cuestionar.

Sin embargo, lo que se debe buscar es un mecanismo para evitar los daños colaterales. En este caso una víctima casual es Sud América, que de esperar con ansias su único partido de local ante un grande para hacer una buena recaudación, pasará a tener déficit, pues no solo se verá impedida de comercializar entradas, sino que deberá pagar los gastos que genera el partido. La AUF, por haber tomado la decisión, debería tomar esto en cuenta y cubrir los costos.

Y a todo esto cabe preguntarse: ¿Peñarol no es también un daño colateral? Los delincuentes no tienen camiseta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)